Lista negra de fallecidos por desprendimientos de nieve

TERRY BASTERRA LLANES.

En cuanto a accidentes que hayan causando los desprendimientos de nieve entre los montañeros, en Asturias uno de los más recientes el es ocurrido en diciembre de 2014 en la sierra que rodea la estación de esquí Fuentes de Invierno. La nieve cedió bajo los pies de Covadonga Álvarez, una de las integrantes del grupo de montaña ovetense Torreblanca. No sufrió heridas, pero el alud la arrastró cientos de metros, la apartó del restó del grupo y sólo su pericia en el uso del mapa y la brújula le permitió alcanzar una carretera después de tres horas y media andando.

Pero regresando a los Picos de Europa mucho más grave fue el alud ocurrido en mayo de 2010. El día 17 de aquel mes se encontró el cuerpo de Íñigo José Ajuria Iturrioz, un montañero vasco de 37 años. Una avalancha le alcanzó cuando estaba escalando en las inmediaciones de Torre Santa de Enol por la vía normal de la grieta de Peña Rubia. Según el 112-Asturias, como consecuencia del desprendimiento el montañero sufrió una caída de entre 150 y 300 metros.

En enero de 2009 un montañero leonés de 30 años falleció tras quedar sepultado por un alud de nieve en las estribaciones de la vertiente leonesa de los Picos. El accidente mortal se produjo en el Pico Mampodre, en el municipio leonés de Maraña. Un desprendimiento de nieve de unos 500 metros de caída por 300 de corte acabó con su vida

En Cabrales son frecuentes los aludes que cortan la carretera de acceso a Sotres. De hecho uno de ellos acabó con la vida de una mujer hace ya años. También fue llamativo un desprendimiento de nieve, tierra y rocas que se produjo en la primavera de 2012 en la zona conocida como los Llanos del Tornu. No provocó daños personales ni materiales, pero su estruendo y la nube de polvo que levantó se percibieron desde Bulnes, localidad que también ha sufrido el efecto de los aludes en distintas ocasiones y que incluso han llegado a incomunicar los barrios de arriba y abajo, como sucedió en marzo de 2005.

Ciudadana alemana

El año anterior, en 2004, otro alud mató a Juan Luis Jiménez Gil, natural de Bilbao, de 30 años, en la canal de Llampacimera, en el macizo occidental de los Picos. Otros tres excursionistas, uno de ellos asturiano, resultaron heridos y fueron resctados por el Grupo de Montaña de la Guardia Civil. En 2002 fue una joven alemana la que perdió la vida a causa de una avalancha en la vertiente leonesa de estos montes. En concrento en el lugar conocido como Torre Friero .

Estos son sólo algunas de las vidas que los aludes de los Picos se han cobrado hasta el momento. No son unas montañas que acumulen tantos muertos como los Pirineos, los Alpes o el Himalaya a causa de desprendimientos de nieve, pero también tienen su particular lista negra.