Las viñas más norteñas, en Parres

Antón Puente y Pepe Hidalgo, ayer visitando las viñas. /
Antón Puente y Pepe Hidalgo, ayer visitando las viñas.

El Grupo Nature comienza a ver brotar el que será el primer vino comarcal

ANDREA INGUANZO

Las viñas del Palacio de Nevares llegaron para romper moldes y tras poco más de un mes de plantación ya lo están consiguiendo. Sin ir más lejos, se han convertido ya en las más norteñas de la península. «Se trata de la viña más septentrional de España», destacaba ayer el prestigioso asesor vitivinícola Pepe Hidalgo. Él es quien se está encargado de vigilar de cerca este gran proyecto, que llega al concejo de Parres de la mano del Grupo Nature. Hace poco más de un mes se procedía a la plantación de 4,5 hectáreas de viñedos, divididas en dos variedades, la uva Albarín -autóctona- y una alemana llamada Gewürztraminer, de la zona de Alsacia. Ya está en brotación, ya se ven las primeras hojas, y ahora toca delimitar con postes y alambres, ya que la viña se va a colocar en espaldera vertical.

De cara al año 2018 es cuando se prevé sacar la primera remesa de uva, que dará pie a su vez al primer vino comarcal. Para entonces, dentro de tres años, se espera tener lista una innovadora bodega y poder producir en la primera cosecha hasta 30.000 botellas de vino. La decisión de plantar viñas en esta zona de Asturias fue arriesgada, pero parece que exitosa. Durante tres meses se estuvieron realizando mediciones climáticas desde el punto de vista vitícola y, aunque en los límites del éxito, el resultado fue favorable.

Por otro lado, Hidalgo subrayó el hecho de que, en su opinión, «estamos ante una alternativa agrícola interesante y rentable». «El clima está cambiando, hay un cambio climático claro, y en el viñedo esto afecta negativamente a las zonas cálidas. En La Mancha tienen problemas, pero en las zonas más frías viene bien porque en la línea de cultivo, el límite va subiendo», detalló el experto, que ayer visitó la plantación junto a uno de los inversores, Antón Puente.