Una borona de Bodes, en Parres, se alza con el título de la mejor de Asturias

Numeroso público disfrutó de la primera edición del festival. /
Numeroso público disfrutó de la primera edición del festival.

JUAN GARCÍA

El I Festival de la Borona de Ribadesella ha servido para encumbrar una elaboración procedente del concejo de Parres como la mejor de Asturias. En este caso se trata de una bolla elaborada en el pueblo de Bode por José Felipe Llerandi Soto, agricultor parragués habitual cada miércoles del mercadillo semanal riosellano. En su puesto de venta, además de productos hortofrutícolas de temporada, también ofrece boronas al corte. «Son elaboraciones diferentes a la que hoy he presentado a concurso, aunque también las hago así por encargo», dijo enviando un mensaje a navegantes. Como ganador de la Borona de Oro de esta primera edición, Llerandi se ha llevado un bono de hotel de dos noches para dos personas.

El segundo y tercer premio se quedaron en el concejo de Ribadesella. La Borona de Plata se la adjudicó María Dolores García Blanco, una vecina del barrio del Cobayu popular en la villa por sus elaboraciones basadas en la harina de maíz. Al recoger el premio, una cena para dos personas en el restaurante El Campanu, la agraciada animó al resto de riosellanos a participar en futuras ediciones. Y es que rara es la casa de Ribadesella donde no se elaboran bollas preñadas en estas épocas del año.

Por último, la Borona de Bronce se fue para el riosellano pueblo de Xuncu, para Estela Rosete Blanco, que se adjudicó un bono para dos personas en el circuito spa del Gran Hotel del Sella. En este caso se trataba de una elaboración apta para celíacos. Es decir, elaborada solo con harina de maíz y «en una lata de dulce de membrillo que heredé de mi abuela, una lata con más de 60 años de antigüedad», destacó la agraciada.

Los siete participantes restantes se llevaron un premio de 30 euros para consumir en los establecimientos adheridos a la Asociación de Industriales y Comerciantes de Ribadesella (AICOR). En la lista de participantes también se incluyeron dos presentaciones llaniscas, las de Loli Díaz Allende (Posada) y Ángeles Huerta del Río (Nueva), además de otras cinco elaboraciones riosellanas, las de María Julia Martínez, Elena García Ruizánchez, María de los Ángeles Villa Busto (Collera), María Cuervo García y María Jesús García Blanco. Una de las boronas inscritas a concurso, procedente de La Fresneda (Siero), no llegó a presentarse tras un pequeño percance en el desplazamiento.

El jurado encargado de catar y valorar cada una de las diez boronas presentadas a concurso estuvo presidido por el cocinero, consultor y especialista en marketing gastronómico Lluis Nel Estrada. En esa ardua labor le acompañaron Francisco Elías Pando (Sociedad Etnográfica de Ribadesella), Mari Lar González Bulnes (Asociación Cultural Amigos de Ribadesella) e Irene Cayuela (Asociación de Amas de Casa de Ribadesella). Las siete bollas que no resultaron premiadas se repartieron gratuitamente entre el numeroso público presente en el festival. Desaparecieron del mostrador en cuestión de minutos.