Llanes y Arriondas honran a Santa Rita

Un elevado número de mujeres abarrotaba la basílica de Llanes y participaban en la procesión . /
Un elevado número de mujeres abarrotaba la basílica de Llanes y participaban en la procesión .

En la villa llanisca y en la capital de Parres, centenares de mujeres fueron la principal referencia en los actos festivos del 22 de mayo

GUILLERMO FERNÁNDEZ

Más de 500 personas, en su mayor parte mujeres, abarrotaban en la mañana de ayer las tres naves de la basílica de Llanes para asistir a los actos centrales en honor de Santa Rita de Casia. El párroco, Florentino Hoyos, calificó la jornada como «una fiesta especial y entrañable». Desde finales del siglo XIX la santa goza de gran devoción en la villa y el culto se extiende hacia la vecina Cantabria. De hecho, como cada 22 de mayo, desde la localidad de Torrelavega llegaba un autocar y decenas de coches particulares. Al frente del colectivo de vecinas torrelaveguenses se encontraban Ana Cuesta y Maribel Arce, la encargada del templo de Nuestra Señora de la Asunción.

De oficiar la concurrida misa, que fue cantada por el coro parroquial, se encargaron los sacerdotes Florentino Hoyos y Rodobaldo Ruisánchez. Hoyos trazó un breve perfil de Santa Rita y la definió como una mujer que «nunca perdió la serenidad, la esperanza y la confianza en Dios».

Al término de la eucaristía se formó una concurrida procesión que recorrió las emblemáticas calles del casco histórico llanisco. Por delante marchaba el estandarte de la santa, en manos de Mariano Díez, y de sujetar las borlas se encargaban dos entusiastas de Santa Rita: Carmina Pernía, llegada desde la localidad de Buelna, y Ana Fernández Bilbao, procedente de Torrelavega. En el traslado de las andas de la santa, sobre un tupido manto de rosas rojas, oficiaban como costaleros representantes de los tres bandos festivos: la Magdalena, San Roque y la Guía.

En Arriondas la mujer también cobró especial protagonismo en el día grande de Santa Rita. Cuatro de ellas se encargaban de trasladar un ramo repleto de pan artesanal y otras cuatro se ocupaban de arrimar el hombro a las andas de la santa de Casia. Entre ambos pasos, el profano y el religioso, se situaba la banda de gaitas Villa de Xixón, la agrupación encargada de ofrecer primero un pasacalles y más tarde una concurrida sesión vermú.

En el transcurso de la verbena del sábado, amenizada por las orquestas París de Noia y Costa Norte, tuvo lugar la elección de la reina y las damas de honor de las fiestas de La Peruyal, festejos que tendrán lugar en el mes de julio.