Las obras para renovar la red de aguas de Arriondas están ejecutadas al 84%

El alcalde, Emilio García Longo, observa un tramo de las obras. /
El alcalde, Emilio García Longo, observa un tramo de las obras.

Los trabajos, que buscan acabar con las roturas en la traída, afrontan su recta final tras los distintos retrasos por los que se han visto afectados

ANDREA INGUANZO / TERRY BASTERRA

Aunque con cierto retraso las obras de renovación de la red de abastecimiento de Arriondas afrontan ya su recta final. Los trabajos están ejecutados ya al 84% y tan sólo restan por desplegar 800 metros de tubería de los cerca de 5.000 que forman parte de la traída de aguas de la capital parraguesa. Esto, sumado a que en las últimas semanas se han salvado varias dificultades que frenaban la marcha de las obras y a que la zona que queda por ejecutar es de más fácil acceso que aquellas donde ya se han realizado, hace pensar que el final de estos demandados trabajos está próximo. Aún así desde el Ayuntamiento de Parres se muestran prudentes y prefieren no hablar de una fecha para la conclusión de la actuación no vaya a ser que surjan nuevos inconvenientes que los retrasen de nuevo.

Entre las dificultades que ha dilatado estas labores que comenzaron en febrero de 2015 y tenían un plazo de ejecución de un año, está la concesión de una autorización para que las obras pasasen la vía del tren en la zona de Ozanes. Este trámite, aparentemente sencillo, ha acumulado una espera que en ocasiones se ha tornado incluso desesperante. Otra traba ha sido la necesidad de ejecutar un expediente de expropiación forzosa a un particular por cuya finca debe discurrir la nueva conducción de la red.

Con estos dos problemas ya salvados los trabajos que restan van a tener, en principio, un desarrollo mucho más rápido, por lo que no se debería tardar mucho en completar la renovación del 16% de viejas tuberías que aún qyedan la antigua traída.

Estas obras, ejecutadas por la empresa Mecuma y financiadas por la Consejería de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, fueron licitadas en 449.629,04 euros. Su objetivo es renovar la obsoleta red de 1983 que ha sufrido numerosas roturas en estas más de tres décadas. Sólo entre los años 2011 y 2014 se contabilizaron 65 averías en esta red, lo que evidencia la necesidad de esta obra de renovación.

Algunas de las últimas roturas destacadas tuvieron lugar el pasado verano cuando los fallos en una tubería dejaron a la capital de Parres sin agua corriente en pleno agosto durante distintos días. Los vecinos llegaron a salir a la calle a protestar ante tal situación mientras el Ayuntamiento, a través de la Policía Local, repartía cubas de agua entre la población. Incluso algunas voces llegaron a pedir la paralización de las obras de renovación de la red, al entender que los trabajos podían estar detrás de estas últimas averías, aunque finalmente se optó por no detener estas labores. Lo que sí hizo el Ayuntamiento es descontar hace unos meses del recibo del agua que abonan los vecinos la parte proporcional a los días que el servicio estuvo suspendido durante el verano, para compensar así, en parte, las molestias generadas.

Depósito de la Toya

En cuanto a la situación actual de las obras, actualmente se está desplegando nueva tubería en las proximidades de la captación denominada 'güeyu la Riega'. También se ha iniciado la construcción del pozo de estanque que permitirá atravesar la carretera N-634.

Según indican desde el Ayuntamiento de Parres, «los problemas de la red que ahora se está renovando tienen que ver con la deficiente capacidad de regulación del depósito de la Toya, que debe satisfacer a una demanda creciente de población así como a equipamientos como el Hospital Grande Covián, la residencia de mayores o la comunidad terapéutica». «Para el Ayuntamiento de Parres esta es una obra prioritaria y de vital trascendencia habida cuenta de los problemas que se vienen registrando en torno al abastecimiento de aguas a la capital parraguesa», indican fuentes municipales.