Acotadas 420 hectáreas en la cuesta de Parres, donde cayó el helicóptero

José Antonio Rodríguez perdió la vida el 23 de diciembre durante los trabajos para sofocar aquel incendio al estrellarse su aeronave

T. B.

El Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA) hacía público ayer la superficie que va a estar acotada al pastoreo en la zona de la Cuesta de Parres, en el entorno del pueblo de La Roza. En total serán 419,65 las hectáreas a las que no podrá acceder el ganado durante un periodo de entre cinco y diez años.

El lugar es el paraje que se vio afectado por uno de los fuegos de mayor envergadura de los que tuvieron lugar el pasado diciembre y donde perdió la vida el 23 de aquel mes José Antonio Rodríguez, piloto de helicóptero que trabajaba para Bomberos de Asturias en las tareas para sofocar aquel fuego y que murió tras estrellarse en este monte su aeronave.

Petición de revisión

Pasado un año los ganaderos afectados por estos acotamientos podrán ya solicitar a la Consejería de Desarrollo Rural que revise la regeneración de la vegetación afectada para ver si permite, o no, la presencia de nuevo de ganado en este monte.

El de Parres es uno de los acotamientos más extensos y prolongados aprobados en el Oriente asturiano tras la ola de incendios del pasado diciembre. También existen otros importantes como las más de cien hectáreas que se acotaron en la zona del Valle de San Jorge, en el concejo de Llanes.