Veinte años del póker de triunfos de La Cultural en el Sella

Javier Tejo y Miguel Cuétara. Junto a ellos, Guillermo y María Cañedo. /
Javier Tejo y Miguel Cuétara. Junto a ellos, Guillermo y María Cañedo.

La formación riosellana logró en 1996 un éxito inédito y que no se ha vuelto a repetir al vencer sus palistas en cuatro categorías distintas

JUAN GARCÍA

En 1996, en la 60 edición del Descenso Internacional del Sella, la Sociedad Cultural y Deportiva de Ribadesella logró un hito deportivo inédito hasta entonces y único en la más grande de las regatas en descenso de ríos. El equipo de La Cultural consiguió un triunfo cuádruple que pasó desapercibido para la inmensa mayoría de la afición. Y es que la victoria absoluta de Monchu Cerra y Alberto Llera en la K2 Senior, 37 años después de la anterior, eclipsó por completo el éxito del resto del equipo. Porque aquella edición fue redonda para La Cultural. El club riosellano consiguió también el triunfo por equipos, la victoria juvenil con un chavalín llamado Walter Bouzán en compañía de otro jovencísimo Óscar Hernández Florenti y el triunfo en veteranos de Javier Tejo y Miguel Cuétara. Veinte años después, son estos dos incombustibles piragüeros los que vuelven al río para competir y rememorar aquel glorioso 96.

El 96 fue el año de Tejo y Cuétara. Como veteranos lo ganaron todo. El Campeonato de España de 10.000 metros, el Ascenso del Nalón y por supuesto el Sella entre otras muchas competiciones. «Es un año que nos dejó un sabor muy agradable», aseguró el primero. Tejo se bajó de la piragua poco después del cuádruple triunfo. Se sube esporádicamente por afición. Pero Cuétara lleva 32 años consecutivos cumpliendo con el ritual sellero. En las últimas ediciones como compañero del actual presidente del CODIS, Juan Manuel Feliz. Como este no tomará la salida para atender sus obligaciones protocolarias, su sustituto en la K-2 Veterana +50 de La Cultural será Javier Tejo.

«Labra estará con nosotros»

Juntos recordarán viejos tiempos y rememorarán la figura del que fuera su compañero y amigo José María Labra, fallecido en el mes de diciembre pasado a los 61 años de edad. «Más que una K-2, la nuestra va a ser una K-3, porque Labra estará con nosotros bajando el río. Este descenso va por él. Queremos dedicárselo por completo, aunque sabemos que no somos los únicos que lo van a tener en el recuerdo», afirmó Javier Tejo sabiendo que este será el primer Sella sin Labra. Con más de sesenta años sobre sus espaldas cada uno de ellos, Tejo y Cuétara van a competir con la ilusión de sumar algún punto para La Cultural de cara a la clasificación por equipos.

En aquel 60 Descenso Internacional del Sella, disputado el 10 de agosto de 1996, además de los mencionados también se colaron otros nombres para la historia de esta olimpiada piragüística. Por ejemplo, el vencedor en la K-1 Juvenil fue el cangués de La Llongar, Kiko Vega, hoy en día palista y entrenador de la SCD Ribadesella. En la K1 Cadete el triunfo bajo el puente de San Román (Llovio) fue para Iván Estrada (Moscón), quedando tercero Milín Llamedo (Los Rápidos). Aquel año también ganó Laura Valdés (Sirio), pero como K-1 Cadete femenino. Aún faltarían cinco años para su victoria absoluta junto a María Blanco. Y para redondear la faena, en 1996 también se subió a lo más alto del podio de la K-2 Centenaria el actual presidente del CODIS, Juan Manuel Feliz. Lo hizo junto a Kart Klawsberger.