Preocupación porque el cierre de la temporada en Cantabria traiga más aficionados a Asturias

Varios pescadores descansan en las inmediaciones de La Loja. /
Varios pescadores descansan en las inmediaciones de La Loja.

T. BASTERRA LLANES.

La decisión del Gobierno de Cantabria de vedar los ríos de esta región a la pesca a partir del 1 de junio por la sequía genera preocupación a los aficionados a este deporte en Asturias. Y lo hace porque consideran que ahora los cauces del Oriente asturiano tendrán una mayor presencia de pescadores, tanto cántabros como de otras comunidades que acudían a pescar a la región vecina.

«Vamos a tener más presión de gente en los ríos tras la decisión del Gobierno de Cantabria», indican desde la Asociación de Pesca del Cares-Deva, una entidad que está a la espera de que les comuniquen cómo se aplica esta medida en los tramos del Deva que comparten ambas regiones.

Desde El Esmerillón Antón Caldevilla critica la decisión de Cantabria. «Es una vergüenza porque estando los ríos secos abrieron la temporada. Si no la hubiesen iniciado por falta de agua todo el mundo lo habría entendido, pero abrirla y cerrarla no», indica, para añadir que «está claro que vamos a tener más gente en los ríos asturianos tras lo de Cantabria».

Los ríos de la comarca, aunque no tienen un gran caudal, están en una situación mucho mejor que la de los cántabros. Aún así Nicolás Sánchez, del Cares-Deva, apunta que «si sigue sin llover en tres semanas habrá que ver cuál es la situación, porque tampoco hay apenas nieve en los montes».