«Me cago en tu estirpe»: los insultos denunciados por la alcaldesa de Ponga

«Me cago en tu estirpe»: los insultos denunciados por la alcaldesa de Ponga
La alcaldesa pongueta Marta Alonso. / NEL ACEBAL

Los hechos puestos en conocimiento de la Guardia Civil incluyen comentarios sobre su aspecto físico y una actitud intimidatoria

GLORIA POMARADA BELEÑO.

Un paseo de la alcaldesa pongueta Marta Alonso (PSOE) por el pueblo de San Juan de Beleño acabó convirtiéndose en un altercado con el exregidor del concejo, Cándido Vega. Esa es la denuncia presentada por Alonso ante el puesto de la Guardia Civil de Cangas de Onís, con fecha del pasado 9 de agosto. El atestado, al que ha tenido acceso este periódico, recoge cómo la primera edil se encontraba el pasado lunes 6 de agosto, día de los hechos, «conversando con un vecino» en las inmediaciones del «bar que regenta Cándido Vega», en la capital pongueta. Fue en ese momento, según la declaración de Alonso ante la Benemérita, cuando el exalcalde comenzó a proferir «insultos relativos a su aspecto físico», así como distintas ofensas. Entre ellas recoge el atestado las de «sinvergüenza», «puta», «hija de puta», «me cago en tu estirpe» y «me cago en tu raza». Todo ello, continúa la declaración, mientras Vega «golpeaba las mesas y el mostrador del bar con su puño y un periódico enrollado».

En su declaración Marta Alonso señala que la del pasado 6 de agosto no fue la primera ocasión en la que sufrió incidentes de la misma índole, pues se habrían sucedido ya «en varias ocasiones». Preguntado ayer por este periódico, Vega dijo «no tener notificación» de la denuncia.

El presunto delito de injurias registrado a principios de este mes no es el primer ataque señalado por la regidora pongueta este año, si bien en otras ocasiones las denuncias no se habían presentado contra una persona concreta. En febrero, y después de tres años de silencio, Alonso dio a conocer la media docena de denuncias que ha presentado ante la Guardia Civil desde su llegada a la alcadía en 2015, cuando una coalición entre PSOE y PP desbancó a los foristas.

A lo largo de estos años de legislatura, Alonso dice haber sufrido ataques que trascienden el plano político y se adentran en el terreno personal y de su propia seguridad. El punto de inflexión de la situación se vivió a mediados de febrero, cuando detectó un sabotaje en su coche, sin autor conocido. Su vehículo se encontraba estacionado en las inmediaciones de la casa consistorial cuando le fueron aflojados «dos tornillos de las ruedas traseras», señaló entonces a este periódico. Con anterioridad, en su coche también aparecieron «patatas en el tubo de escape y arañazos», detalló.

Pero el listado de denuncias interpuestas por la alcaldesa -que no señala a personas concretas- abarcan también desde pintadas amenazantes en puntos del concejo a incendios en fincas de propiedad familiar. En enero, la intimidación que dice vivir llegó a una persecución por carretera. Ante esta situación, el día a día relatado por la regidora pasa por una comprobación de su vehículo, siguiendo las pautas marcadas desde los cuerpos y fuerzas de seguridad. También señaló a este periódico, ya el pasado invierno, cómo trata de evitar la rutina para que nadie pueda seguir sus movimientos y porta con ella un spray de protección.

Alonso no es la única integrante del equipo de gobierno que ha sufrido incidentes similares, pues la teniente de alcalde, la popular María Santos, sufrió desperfectos en su coche.

Legado político

Desde la llegada de PSOE y PP al equipo de gobierno pongueto los casos judiciales se repiten también en el plano de la gestión política. Hasta trece denuncias por presuntas irregularidades de sus predecesores foristas han llegado a presentar en lo que va de legislatura, de las cuales una docena obran en manos de Fiscalía. Entre las facturas investigadas figuran desde dietas de 60.000 euros a contratos sin justificar, compras de colonias, chorizos o televisores a cargo de los fondos municipales.

Otra de las cuantías denunciadas por el equipo de Alonso y que, supuestamente, habrían salido de los presupuestos del Ayuntamiento son los gastos de defensa de los anteriores dirigentes en procesos judiciales. Según el Consistorio, en el caso de la inhabilitación de Cándido Vega se desembolsaron «23.000 euros».

El exregidor, en el gobierno durante dos legislaturas -primero con URAS-PAS y después con Foro- fue inhabilitado en 2013 por un delito contra los recursos naturales, prevaricación y desobediencia.

Temas

Ponga

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos