Así se alimenta Carlota, uno de los Quebrantahuesos que habita en Picos