«San Antolín es un monumento todo el año, no una atracción de verano»

El primer grupo de visitantes, este viernes, accediendo al conjunto de San Antolín. / NEL ACEBAL
El primer grupo de visitantes, este viernes, accediendo al conjunto de San Antolín. / NEL ACEBAL

La edil de Cultura de Llanes insiste en abrir el templo para cumplir la ley y pide aclarar la concesión de los derechos de imagen a los «poseedores»

G. POMARADALLANES.

La nueva temporada de apertura pública del templo románico de San Antolín de Bedón llega plagado de 'peros' para el Ayuntamiento de Llanes. La edil de Cultura, Marisa Elviro (Vecinos por Llanes), aplaude que el Bien de Interés Cultural (BIC) vaya a permanecer abierto este 2019 un trimestre más que en la pasada campaña, desde esta semana y hasta diciembre, los cuatro primeros viernes de mes en horario de 10 a 14 horas. No obstante, Elviro recuerda que el calendario dado a conocer por el Principado un día antes de la reapertura sigue sin cumplir con la ley de Patrimonio Cultural, que establece que en los BIC «sus propietarios, poseedores o titulares deberán señalar un número mínimo de cuatro días al mes, durante al menos cuatro horas por día, para su visita pública». «San Antolín es un monumento, no una atracción de verano», sostiene Elviro, que carga también contra el régimen de visitas establecido por el Gobierno autonómico al considerarlo «restrictivo». Para acceder a la iglesia levantada en el siglo XIII es necesario reservar visita, que en todo caso es gratuita y guiada por una profesional oficial, con una duración de algo más de media hora. «Hay demasiados condicionantes», dice la edil.

Otra de las cuestiones sin resolver es la de los derechos de imagen, reservados como el pasado año a sus «poseedores», según explicaron entonces desde el Principado. Ello se traduce en la prohibición de tomar fotos o vídeos en el interior de la iglesia, una restricción que Elviro tacha de «vergonzosa». En los últimos meses, la titular de Cultura llanisca ha intentado obtener una explicación de la Consejería, «sin respuesta de ningún tipo» hasta la fecha. En febrero, el consejero Genaro Alonso se comprometió a revisar la cuestión, así como a estudiar la ampliación de las visitas a todo el año, cuestiones que siguen en el aire. «No tiene sentido otorgar los derechos de imagen de un BIC a los propietarios de la finca, es una manera de reconocerles unos derechos que 'per se' no tienen», afirma la concejala.

La cuestión de la titularidad subyace precisamente en todo el embrollo en torno a San Antolín. Para la edil, el templo «es público y nadie puede demostrar lo contrario». La Junta llegó a aprobar en junio de 2018, por unanimidad de todos los grupos, una iniciativa para aclarar la titularidad del bien. En los Presupuestos Generales, tanto los prorrogados de 2018 como los fallidos de 2019, el Gobierno central contempló incluso una partida para la iglesia llanisca, no ejecutada hasta la fecha. Este mismo febrero, el Estado emitía una respuesta a Foro en la que rechazaba «poner en marcha la intervención prevista por cuanto se trata de una propiedad privada y no puede asignar fondos públicos para su restauración». Esa rehabilitación, indica Elviro, comienza a ser «urgente por el deterioro que ya está produciéndose» y ofrece por ello «diálogo y entendimiento» para solventar la situación. «Las tres administraciones deberíamos ir de la mano para defender esta joya, es una cuestión de voluntad para sacarla del ostracismo», zanja.

Temas

Llanes