Aparecen destrozadas las lápidas de un panteón en el cementerio llanisco de Rales

Lápidas destrozadas en el cementerio de Rales. /  NEL ACEBAL
Lápidas destrozadas en el cementerio de Rales. / NEL ACEBAL

G. P. LLANES.

Los actos vandálicos vuelven a cebarse con el cementerio de la localidad llanisca de Rales. Dos lápidas han aparecido destrozadas esta semana y con los restos de mármol en el suelo, ambas pertenecientes a una misma familia que ya había sufrido con anterioridad más hechos similares en una tercera tumba. Según denuncian los vecinos del pueblo, los hechos se produjeron el jueves en torno al mediodía, pues hasta aproximadamente la una un local había permanecido en la zona revisando un cercado ganadero. Fue a su vuelta cuando detectaron los daños, que desde la asociación que gestiona el camposanto pasaron a notificar a la Guardia Civil. Este mismo viernes, explica el secretario de la entidad, Ismael del Cueto, los agentes de la Benemérita se personaron en el lugar del incidente. «Ya llevamos cinco candados, esto viene de años atrás», denuncia Del Cueto, que enumera cómo han sufrido más desperfectos en lápidas e incluso cruces, que han desaparecido. También con el corazón de Jesús se ensañaron los vándalos, pues apareció roto tiempo atrás, indica. «Es una pena, arreglamos la capilla, hicimos un pasillo nuevo y nos estamos matando para esto», lamenta el miembro de la asociación, encargada del cementerio al no pertenecer ni a Ayuntamiento ni a Arzobispado. En el camposanto, explica, existen unos setenta panteones, la mayor parte de vecinos del pueblo.