Un argayo en la carretera de Beleño complica la circulación en Ponga

Estado en el que quedó la AS-261 en Santoveña. /  NEL ACEBAL
Estado en el que quedó la AS-261 en Santoveña. / NEL ACEBAL

El hundimiento, se cree que provocado por la caída de una gran piedra, mantiene cerrado un carril de la AS-261 a la altura de Santoveña

L. R. SAMES/BELEÑO.

Un nuevo argayu complica aún más la circulación por los concejos de Ponga y Amieva. El pasado fin de semana quedaba cortado al tráfico un carril de la carretera comarcal AS-261 entre Santillán y San Juan de Beleño, el más próximo al río Sella, debido a un hundimiento registrado en el tramo comprendido entre la localidad amievense de Santoveña y la capital pongueta. Según señalaba ayer la alcaldesa de Ponga, Marta Alonso (PSOE), las primeras hipótesis apuntan a que la caída de una gran roca de la ladera fue la causante del deterioro de la vía.

Para los vecinos de la zona llueve sobre mojado, pues no es la primera vez que se registran derrumbes en esta carretera, que cuenta en algunos de su tramos con mallas antidesprendimientos. No así en el que se produjo el accidente, en el que, por fortuna, no resultó herida ninguna persona.

Ponguetos y amievenses mostraron en las últimas semanas su preocupación por la falta de seguridad en la AS-261 después de que en las últimas semanas esté soportando un importante incremento de tráfico pesado como consecuencia del argayu registado el pasado enero en la Nacional 625 a su paso por Camporriondi (Amieva). Al haber tenido que cortar uno de los carriles al tráfico y debido al peligro de que empeore el estado de la vía, los camiones tienen prohibido circular por este punto y se ven obligados a desviarse por Beleño si quieren llegar a León. Según adelantó EL COMERCIO, el Ministerio de Fomento tiene previsto destinar 1,6 millones de euros a reparar la N-625 en esta zona por la vía de urgencia.