Arriondas reclama una entrada directa al hospital desde la N-634

Una ambulancia circula por la calle Castañera, en su salida hacia la N-634 por el centro de Arriondas. / FOTOS: NEL ACEBAL
Una ambulancia circula por la calle Castañera, en su salida hacia la N-634 por el centro de Arriondas. / FOTOS: NEL ACEBAL

Sanitarios y técnicos de ambulancia del Grande Covián señalan que atravesar la capital parraguesa en verano es «insostenible»

GLORIA POMARADA ARRIONDAS.

La situación se repite a diario en la capital de Parres: ambulancias que en su ruta hacia el Hospital Francisco Grande Covián, procedentes de Cangas de Onís o Ribadesella, deben atravesar 1,7 kilómetros por el centro de la villa. En total, unos tres minutos de recorrido que en el caso de urgencias sanitarias suponen un preciado tiempo. Las condiciones del tráfico son una dificultad añadida en los días de verano, cuando por Arriondas circulan un mayor número de turismos y autobuses y los atascos para acceder al centro comienzan en la propia N-634, con retenciones que esta pasada semana sobrepasaban la entrada al pueblo de Coviella.

«Se pierden varios minutos», explican técnicos de ambulancia consultados por este periódico, que reconocen que en verano la situación es «insostenible», especialmente por las mañanas coincidiendo con los picos de afluencia de turistas que acuden a Arriondas para realizar el descenso del Sella.

Más allá de la obligación de dar prioridad a los vehículos de emergencias, la solución «lógica» que defienden parragueses y sanitarios pasa por habilitar una entrada directa al centro hospitalario desde la propia carretera nacional. La misma opción defendían también la pasada semana desde el sindicato UGT, que considera «relativamente fácil» construir un enlace al situarse el Grande Covián «muy próximo al acceso que ya hay para los vehículos que proceden de la parte más occidental de la comarca». La opción ya estuvo sobre la mesa hace cuatro años a instancia del grupo municipal socialista y la idea pasaba entonces por crear una rotonda partida o raqueta en la zona conocida como El Horrón, donde actualmente se sitúa la entrada de los vehículos que proceden de Piloña. De este modo, el centro hospitalario contaría con una vía de acceso directo para aquellos que circulen desde los concejos situados al oriente de Parres. «Sería lo ideal», indican sanitarios y técnicos de ambulancia, que explican cómo en momentos puntuales, por ejemplo la celebración del Descenso del Sella, llegan hasta el pueblo de Ozanes e invierten desde allí el sentido de la marcha, con lo que consiguen entrar de forma más rápida al hospital. A pesar de que no aventuran el tiempo que podrían ahorrar las ambulancias con un acceso directo, los profesionales consultados sí destacan que el vial permitiría «ganar en seguridad».

Del mismo parecer son los habitantes de Arriondas, especialmente aquellos que en su día a día están en contacto con la arteria principal de la villa. «Cuando hay mucho tráfico empieza el lío», indica Manuel Pelayo, que apuesta por la raqueta de El Horrón para «ir más rápido y que no se tengan que parar en el medio». El comerciante José Ángel Fernández, con negocio en la entrada desde Cangas, señala que «nunca» ha visto ningún incidente por el paso de ambulancias y los coches «suelen apartarse» para dejarles paso, si bien «sería mejor que no pasasen por el centro».

Desde el colectivo de taxistas, Severino Sanfeliz recuerda la dificultad de circular por la calle principal de Arriondas con caravana y sostiene que «sería bueno que las ambulancias fuesen por la variante y tuviesen preferencia para entrar». El acceso directo desde la N-634 «lleva siendo necesario desde hace años», afirma el parragués Eusebio González, que apela a los «problemas» circulatorios que se registran en verano en el cruce de la carretera de El Fitu. Por ello considera «de sentido común» contar con un enlace al hospital.

 

Fotos

Vídeos