La Audiencia revisa la absolución de tres menores por acoso en Llanes

El Juzgado de Menores había considerado «injurias leves» insultos como «asquerosa, calva o sidosa», vertidos contra otra adolescente

G. P. LLANES.

La Audiencia Provincial revisa hoy el caso de un presunto acoso a una menor vivido en Llanes en 2017. La cuestión llegó a juicio el pasado enero, con una sentencia absolutoria del Juzgado de Menores contra la cual ha presentado recurso de apelación la defensa de la joven al considerar que existen contradicciones y entender por ello que es necesario volver a enjuiciar el caso. De la revisión prevista para la presente jornada se derivará precisamente si cabe esa opción.

En el primer juicio, la Fiscalía pedía para las tres presuntas autoras, todas ellas menores de edad en el momento de los hechos, nueve meses de tareas socioeducativas. Por su parte, la acusación particular, ejercida por la madre de la otra adolescente, reclamaba quince meses de tareas y una indemnización de tres mil euros en concepto de daños psicológicos, morales y perjuicios.

La sentencia dictó finalmente la absolución de las tres jóvenes, si bien en los hechos probados la jueza apunta a que durante el último trimestre de 2017 las menores «profirieron hacia la denunciante expresiones como 'Sindi, 'asquerosa', 'sidosa' y 'calva' cuando se encontraban en la localidad de Llanes». A renglón seguido añade la sentencia, a la que ha tenido acceso este periódico, que «no se ha acreditado que estos hechos supusieran un trato degradante ni que menoscabara gravemente la integridad moral de la denunciante». Señala además la magistrada que «no ha quedado acreditado» que las tres adolescentes hubiesen intervenido en la realización de unas pintadas en el parque Paseo de las Marismas, en el mes de octubre de 2017. En ellas aparecían mensajes como «chupa vergas, sindi, asquerosa, das más miedo que la poli, ojos sin pestañas, puta calva, sidosa», según recoge la sentencia. Los hechos fueron denunciados el 5 de septiembre de 2017 por la madre de la presunta destinataria.

De esos actos existe un supuesto testigo, cuya versión «no tiene suficiente solidez» e «incurre en contradicciones», según la jueza. Por todo ello, considera que las pruebas son insuficientes para llegar a la conclusión de que las tres adolescentes fueron quienes estamparon los insultos en el parque. También ellas negaron su participación durante la vista. Según la denuncia, los hechos se habrían producido tanto fuera como dentro del IES de Llanes. El director indicó en el juicio que en el centro «no observaron nada raro durante todo el curso» y que tras comunicar la situación la madre de la joven se dio aviso a los tutores y se emprendió un «seguimiento visual».

Despenalizado

Por todo ello, concluyó en su momento la jueza que existe una «falta de concreción temporal de estos hechos, de su reiteración, de si se efectúa en presencia de otras personas». También el «impacto emocional» es «impreciso», dice, pues «se solapa una situación previa de trastorno psicológico, con una denuncia previa en relación a otra persona por injurias y vejaciones vertidas a través de una red social». En base a todo ello, la conducta de las tres adolescentes «constituiría únicamente unas injurias leves, ahora despenalizadas», de ahí la libre absolución.

Será ahora la Audiencia Provincial quien dictamine si el caso debe valorarse de nuevo.