El barco hundido en Lastres se fue a pique «en apenas unos minutos»

El barco hundido en Lastres se fue a pique «en apenas unos minutos»
La zona de El Arbolón, casi frente a La Isla, donde se hundió el barco. / Nel Acebal

En la lancha deportiva viajaban siete jóvenes que apenas tuvieron tiempo de pedir auxilio y ponerse los chalecos salvavidas

Lucía Ramos
LUCÍA RAMOS

Habían salido a dar un paseo por la costa colunguesa, pero todo se torció en apenas un instante. Siete jóvenes procedentes de dentro y fuera de la región pero con segunda residencia en la localidad de La Isla fueron rescatados ayer por la tarde después de que la lancha deportiva en la que viajaban, bautizada como 'Xareu', se hundiera a unas dos millas del puerto de Lastres. Según relataron los propios afectados una vez se encontraban a salvo en tierra, todo sucedió sumamente rápido. Apenas llevaban un rato navegando y divirtiéndose practicando una modalidad de deporte acuático consistente en surcar la mar a bordo de una tabla similar a las de surf que es arrastrada por una embarcación, tal y como alguno de ellos mostró en redes sociales, cuando se percataron de que estaba entrando agua a gran velocidad por la popa. Eran aproximadamente las siete y media de la tarde.

El patrón de la lancha deportiva trató entonces de poner en marcha los sistemas de achique y los jóvenes intentaron incluso expulsar el agua ellos mismos, pero todo fue en vano y pronto la nave comenzó a hundirse por la parte posterior. Ante el inminente naufragio, los tripulantes apenas tuvieron tiempo de lanzar la petición de socorro, ponerse los chalecos y coger el salvavidas antes de lanzarse al Cantábrico. Según señalaban ayer quienes pudieron hablar con los chicos tras el incidente, «el barco se hundió por completo en apenas unos minutos».

La fortuna quiso que, cuando los jóvenes se encontraban ya en el agua a la espera de la llegada de la Cruz Roja y el Helimer, pasara por la zona una segunda embarcación de recreo, el 'Lukas', también con base en Lastres, cuyos tripulantes procedieron de forma inmediata a socorrer a los náufragos, sacándolos de la mar y llevándolos a puerto.

Los siete se encontraban en perfectas condiciones, aunque muy nerviosos. Ahora se recuperan del susto en la localidad colunguesa de La Isla, donde suelen veranear desde hace años conformando una pandilla que estos días disfruta de las fiestas patronales. «Estuvieron por aquí anoche y estaban bien, algo asustados, todavía, pero ilesos», indicaba esta mañana un vecino, quien aseveró que «no consiguen explicarse qué fue lo que pasó para que empezase a entrar agua de esa forma, ya que no notaron ningún golpe ni nada extraño».

Más noticias