La bendición de San Antón también llega a los animales de Piloña

El sacerdote piloñés bendice a los animales del concejo. /  CARBALLEIRA
El sacerdote piloñés bendice a los animales del concejo. / CARBALLEIRA

ENRIQUE CARBALLEIRA INFIESTO.

La tradición de las bendiciones hacia los animales se cumplió este jueves en Infiesto, gracias al impulso de la Hermandad de San Antón, grupo de amigos que no deja pasar un mes de enero sin juntarse para festejar al santo y para disfrutar de una excursión que se dirige al corazón de la comarca, al mismo concejo de Ponga.

En la capilla de la Obra Pía se ofició una misa a las once de la mañana en la que tomaron parte unos ochenta miembros de la hermandad y que estuvo a cargo del párroco de Infiesto, Manuel García Velasco. Algunos vecinos también cumplieron con la tradición de llevar a sus mascotas, principalmente pequeños perros, hasta los jardines de esta popular capilla. Finalizada la misa, el párroco procedió a la bendición, apoyándose en la plegaria del santo, que tiene el objetivo de proteger a estos animales que nos acompañan y nos defienden.

Los miembros de la hermandad piloñesa siempre han tenido una gran sensibilidad en relación a la protección y defensa de los animales. Desde hace más de una década sus miembros se reúnen para asistir a la ceremonia religiosa y degustar una comida. «Nos gusta acudir a Ponga, pues es una buena manera de pasar el día, con una parada para visitar Cangas de Onís y posteriormente continuar el camino hacia Sellaño», señaló Pablo Prida.