Benia de Onís prepara sus defensas

Alfredo Fernández realiza una demostración con la ayuda de Sandra Ramos ante las alumnas. /  X. CUETO
Alfredo Fernández realiza una demostración con la ayuda de Sandra Ramos ante las alumnas. / X. CUETO

«Con todo lo que está pasando últimamente este tipo de talleres se hacen necesarios», aseveran las asistentes Una treintena de mujeres aprenden a repeler agresiones con Alfredo Fernández

LUCÍA RAMOS

El Oriente ya tiene treinta nuevas guerreras. Varias mujeres procedentes del concejo de Onís y sus alrededores se calzaron ayer por la tarde las zapatillas de deporte decididas a prepararse para plantar cara a cualquier posible agresor que se cruce en su camino. El centro municipal polivalente de los Hermanos Álvarez Marcos, en Benia, acogió un taller de defensa personal organizado por la entrenadora Sandra Ramos Cortines y conducido por el instructor de kárate Alfredo Fernández y, a juzgar por la satisfacción con la que la mayoría de participantes terminó la sesión, ésta podría convertirse en una actividad permanente en la capital oniense.

«Yo hago entrenamientos a domicilio y doy diferentes clases deportivas y fue a raíz de la llamada de dos chicas que me preguntaron si también impartía defensa personal cuando empecé a plantearme la posibilidad de poner en marcha un taller como este», explicaba ayer Sandra. Tras preguntar a sus diferentes alumnas si estarían interesadas en acudir a una clase de autodefensa y recibir una respuesta positiva, la monitora se puso en contacto con el instructor de la Escuela de Kárate del Oriente, quien ya cuenta con experiencia en este tipo de talleres.

Decidieron poner una fecha y mover la iniciativa por la comarca y finalmente fueron una treintena las personas interesadas, en su práctica totalidad mujeres de todas las edades. «Con todo lo que está pasando últimamente este tipo de talleres se hacen necesarios, por desgracia», aseveraba, mientras practicaba una de las maniobras evasivas de Alfredo, Coro Zabaleta, llegada desde La Robellada. Algo con lo que se mostraba de acuerdo Rosa Sánchez, de Benia, quien recalcó que «está muy bien que la defensa personal se traiga también a la zona rural, pues nadie está a salvo de sufrir una agresión».

Tras el éxito de la convocatoria los organizadores barajan darle continuidad

En apenas hora y media las asistentes a la sesión adquirieron nociones básicas de autodefensa para repeler un ataque. Lo primordial, recalcó una y otra vez el maestro karateka, es escapar. «Hay que evitar el enfrentamiento y, si no es posible, lo más importante es lograr bloquear al agresor para que nos dé tiempo a huir», indicó. Este tipo de talleres, reconoció, están más de moda que nunca y según lo que le suelen transmitir sus alumnas, las sencillas técnicas que enseña para detener golpes y evitar se arrastrada «aportan seguridad y, por tanto, una mayor tranquilidad».

Entre los trucos que ayer pudieron aprender las asistentes al taller estuvo el de detectar los puntos débiles de un posible agresor para dejarlo fuera de juego. «Apretar los ojos, golpear con las manos en la zona de los oídos o clavar un dedo justo debajo de la laringe puede ser muy efectivo, sin olvidar la clásica patada en la entrepierna», indicó el instructor. Demostró también cómo ante un posible intento de secuestro, colocarse en posición lateral, agachándose con las piernas abiertas, puede ser muy útil. «Bajas el centro de gravedad y quedas clavado al suelo, es muy difícil arrastrarte», explicó.

Tras el éxito de la convocatoria, los organizadores barajan ahora la posibilidad de darle continuidad.