Las bicis vencen al frío y la lluvia en Ribadesella

Los ciclistas de la marcha tomaron las calles de la villa riosellana a primera hora. / FOTOS: XUAN CUETO
Los ciclistas de la marcha tomaron las calles de la villa riosellana a primera hora. / FOTOS: XUAN CUETO

Manuel Piñeiro se impuso en los 92 kilómetros y Pablo González en la corta, de 49

L. RAMOS RIBADESELLA.

Empapados, llenos de barro hasta las cejas y exhaustos, pero muy contentos. Así llegaban ayer a meta los participantes de la II Marcha BTT Villa de Ribadesella, que pese al frío y a la lluvia alcanzó una amplia participación, con cerca de quinientos corredores. El ovetense Pablo González, del Astur Colloto BTT Sonrisadent, fue el primero en atravesar el arco, dos horas, 29 minutos y 52 segundos después de iniciar la carrera corta, de 49 kilómetros y 1.600 metros de desnivel acumulado. «Fue un recorrido duro y con mucho barro, pero muy bonito», indicó a su llegada. «Para mí es una tradición venir todos los años y es una prueba que siempre recomiendo», aseveró. Tras él quedaba en segundo lugar el llanisco Alejandro Sotres (Mota Sport Bike) y en tercero, Pablo Blanco (Grupo Guadamía-María Manuela). En mujeres, la vencedora fue Vanessa Arranz, seguida por Begoña Álvarez (Ciclando Asturias) y Maialen Estibez (Durango MTB). En la categoría de bicis eléctricas los tres primeros clasificados fueron Víctor Cuevas, Miguel Redondo y Alfredo José Vieira (Botijo Sport).

Para ver llegar al primer participante en la prueba más dura, la de 92 kilómetros y 2.750 metros de desnivel acumulado, hubo que esperar más tiempo. Cuatro horas, 59 minutos y 23 segundos tardó Manuel Piñeiro en completar el recorrido, lo que le valió el oro, mientras Francisco Herrero se llevaba la plata y Pablo San José, el bronce. En la categoría femenina la gran vencedora fue Cintia Rodríguez y en la categoría de parejas para la misma distancia los ganadores fueron el riosellano Luis Manuel González y el llanisco José Manuel Cuanda, ambos del Grupo Guadamía Lual.

Finalmente, la presidenta de la DOP Cabrales, Jéssica López, entregó un queso al equipo más numeroso, La Casa de la Bici de La Bañeza (León), con trece componentes.

Esta segunda marcha BTT logró congregar a decenas de personas en la villa riosellana, muchas llegadas de fuera de la región, como el leonés Javier Martínez, de los Salvadores Bike Team, quien viajó junto a su familia y otros cinco compañeros. «Nos encanta esta prueba, pues está muy bien organizada, disfrutas de paisajes muy bonitos y puedes aprovechar para pasar el fin de semana y disfrutar de la gastronomía», indicó.