El Bollu despierta al verano

Los integrantes de la carroza 'Bollu Up' desfilaron por las calles de Arriondas ofreciendo los culinos de sidra de cuatro en cuatro./FOTOS: NEL ACEBAL
Los integrantes de la carroza 'Bollu Up' desfilaron por las calles de Arriondas ofreciendo los culinos de sidra de cuatro en cuatro. / FOTOS: NEL ACEBAL

Reyes, xanas, Charlot e incluso la cabra de la Legión marchan por la capital parraguesa al son de las gaitas para celebrar la fiesta de La Peruyal

GLORIA POMARADAARRIONDAS.

Se hacía esperar desde hacía semanas en la comarca oriental y su ausencia fue incluso fuente de inspiración para los parragueses. Con un 'Se busca el verano' se presentaba una de las treinta carrozas que en la tarde de ayer marcharon por las calles de Arriondas bajo un sol de justicia que volvió a los cielos justo a tiempo para el día grande de las fiestas de El Bollu. En esta 69 edición, la sidra que cada año corre de carroza en carroza fue la mejor aliada para aguantar a tono el ritmo de la fiesta, especialmente para las decenas de mozas ataviadas con el traje regional que alguna no dudó en acompañar de complementos más propios de tierras del sur. A golpe de abanico y a bordo de las carrozas, la comitiva partía de La Peruyal pasadas las seis de la tarde para derrochar imaginación y alegría por la calles de la villa. No faltaron en esta edición diseños originales con guiños de asturianía, como el 'Horru Up' que con sus globos de colores emuló a la popular película infantil. Más fiel a la arquitectura regional fue el 'Homenaje al campu asturianu' de Los Ramos de Llames de Parres, que con su casona asturiana y hórreo a escala acapararon un año más todos los flashes. Otro clásico de las carrozas, los animales, se quedaron en esta ocasión en ejemplares de cartón piedra de zorros, asturcones, vacas y los perros y gatos de la protectora Arriguau. Por primera vez, los bueyes casinos y el «burro y los burrinos» se descolgaron del festejo, explicó José Manuel Bulnes, encargado de guiarlos en los últimos años. A lo que se mantuvo fiel el vicepresidente de la Sociedad La Peruyal fue a desfilar en su camión a la reina y las damas de la fiesta, Celia Remis, Lucía Pérez y Elena Llamedo. Sin embargo, el suyo no fue el único trono que marchó sobre las plataformas. Unos peculiares monarcas rodeados de banderines de España y escoltados por su propia legión -con trajes de asturiano en sustitución del uniforme caqui- provocaron la sonrisa entre el público. Ni siquiera la cabra de la Legión quiso faltar a la cita.

Otros que tampoco dejaron pasar la oportunidad de participar en el desfile fueron el ya habitual Charlot y los más pequeños del concejo. Los alumnos de infantil del colegio Río Sella consiguieron reunirse en plenas vacaciones para crear su propia carroza, repleta de escolares de cuatro años que animaron al público lanzando confeti. Los huecos de última hora en las carrozas fueron de nuevo los bienes más preciados entre el resto de menores del concejo y la respuesta afirmativa que les permitió formar parte de la comitiva un regalo capaz de despertar la máxima ilusión. «Desde pequeños los parragueses son socios de La Peruyal, hay más que habitantes en Arriondas», destacaron desde la Sociedad.

Prueba de ello son los tres mil bollos preñaos y botellas de vino que repartieron entre sus asociados una vez concluido el desfile, en el parque de La Concordia. Entre el Sella y el Piloña la romería siguió su curso hasta bien entrada la noche, al ritmo de las orquestas Tekila y Los Satélites. Hoy, El Bollu continúa con juegos y actividades para el público infantil en el parque de la Llera y el fin de fiesta marcado por el pasacalles hasta el barrio de La Peruyal, a cargo de la charanga 'El Felechu'.