Ponga quiere tener el primer bosque para inhumar las cenizas en Asturias

Presentación de los proyectos, en el Ayuntamiento. / JUAN LLACA
Presentación de los proyectos, en el Ayuntamiento. / JUAN LLACA

El concejo impulsará un proyecto «pionero» para depositar los restos en un enclave ajeno al cementerio | Este verano se celebrarán laboratorios de ideas con jóvenes internacionales y expertos en espacios colaborativos para redefinir el municipio

G. P. / J. LL. BELEÑO.

Ponga busca redefinir su futuro y el primer paso para atajar el envejecimiento que afronta el concejo llegará este mismo verano. A lo largo de los meses de julio, agosto y septiembre, jóvenes voluntarios de distintos países se trasladarán al municipio con el fin de conocer de primera mano su realidad social, cultural y paisajística. Lo harán a través de un proyecto impulsado por el Ayuntamiento pongueto en colaboración con la Alianza de Fundaciones, entidad con la que suscribió un convenio el pasado mes de octubre. Varios son los proyectos a desarrollar en los próximos meses, desde estancias de estudiantes internacionales a un encuentro de expertos en modelos de residencia colaborativa, pasando por el impulso de un área forestal para la inhumación de cenizas. Este fue precisamente uno de los proyectos más comentados entre los vecinos que ayer acudieron a la presentación celebrada en el ayuntamiento, en San Juan de Beleño. Se trata, explicaron desde la entidad, de una especie de «bosque de la vida» pionero en todo el país, pues no iría asociado a un cementerio, como se propone en otros enclaves. El objetivo pasa por generar recursos para el propio municipio a través de donaciones de los fallecidos y sus familias, pero también mediante la creación de puestos de trabajo asociados al cuidado del espacio de inhumación.

Pero la creación de un «bosque de la vida» no es la única idea que la Alianza de Fundaciones plantea para el concejo. El tercer fin de semana de julio Ponga se convertirá en el punto de reunión de jóvenes voluntarios que explorarán el territorio para aportar en un futuro sus ideas. «Si sale bien el próximo año pediremos gente especializada en temas forestales, medio ambiente o telecomunicaciones», explicaron sobre esta experiencia que se repetirá en agosto y septiembre. Otro de los pilares de la iniciativa, abundaron, es la oportunidad de «difusión» en los lugares de origen de los voluntarios.

El verano de innovación en Ponga culminará en septiembre con un encuentro de expertos en «espacios colaborativos» orientados a la población de mayor edad. El fin es «estudiar fórmulas que permitan mantener a la población mayor su territorio durante el mayor tiempo posible y de forma autónoma», dijeron los representantes de la Alianza de Fundaciones. En las jornadas abordarán aspectos como la arquitectura «del cuidado» o los modelos de negocio a desarrollar en poblaciones envejecidas.

Temas

Ponga

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos