Bricia planta una hoguera de 34 metros en honor a la Virgen de la Paz

Los vecinos de Bricia plantan la hoguera de la Virgen de la Paz. /  LLACA
Los vecinos de Bricia plantan la hoguera de la Virgen de la Paz. / LLACA

Necesitaron la ayuda de treinta hombros, cuerdas y dos jorquetos, así como del impulso de las mozas que cantaban coplas asistidas por un tambor Los vecinos de la localidad llanisca talaron el eucalipto en el bosque de Santa Lucía y participaron en una comida popular

GUILLERMO FERNÁNDEZ LLANES.

En la localidad llanisca de Bricia, donde todas las casas cuenta con un importante acopio de leña para pasar el invierno, se plantaba en la tarde de ayer la hoguera en honor a la Virgen de la Paz, cuyo día grande se celebrará el próximo sábado.

A primeras horas de la mañana, los hombres de Bricia se desplazaban al cercano bosque de Santa Lucía donde talaban un eucalipto de 34,5 metros de largo. Más tarde regresaban al pueblo para participar en una reparadora comida popular de confraternización de la que formaban parte especialidades tan sugerentes como paella, fabada, bacalao y carrilleras.

A media tarde, a la vera de la capilla de la Virgen de la Paz, iniciaban la plantación del eucalipto y para eso se ayudaron de una treintena de hombros, cuatro cuerdas y tres jorquetos. Allí estaban los gaiteros de Balmori y varias mozas que jaleaban con sus cánticos a los plantadores al contrapunto de un tambor en manos de Javier Rozada. El árbol llevaba en la cima las banderas de España y Asturias y de coordinar los trabajos se encargó, un año más, Miguel Valero. Y cuando el árbol se encontraba en posición vertical, plantadores, animadoras y visitantes se reunían para participar en una espicha comunitaria.

Continúa la fiesta

El próximo sábado, la fiesta comenzará de mañana con un pasacalles a cargo de la banda de gaitas L'Alloru. A mediodía saldrán los ramos hacia la capilla para continuar con misa, procesión, subasta de los panes y festival folclórico, dirigido por Marta Elola.