Cabrales estudiará la cueva de El Bosque para abrirla al público

Pinturas en el panel de las cabras, en el interior de El Bosque, en Inguanzo. /  ASOCIACIÓN CUEVA EL BOSQUE
Pinturas en el panel de las cabras, en el interior de El Bosque, en Inguanzo. / ASOCIACIÓN CUEVA EL BOSQUE

El análisis de la cavidad, con arte rupestre, parte de los vecinos de Inguanzo, que confían en crear un «producto estable» para atraer visitas y población

GLORIA POMARADA CARREÑA.

El primer paso hacia una posible apertura de la cueva de El Bosque, en Cabrales, ha quedado sentado gracias a la concesión de una ayuda por parte del Leader. La subvención, de 8.302 euros, permitirá realizar un estudio geológico y ambiental de la cavidad, situada en las inmediaciones del pueblo de Inguanzo y con muestras de arte rupestre en su interior. La iniciativa para valorar esa apertura a visitantes partió de la nueva asociación cultural de la Cueva de El Bosque, integrada por vecinos de Inguanzo que ven en el yacimiento una oportunidad para fijar población y atraer turistas. No obstante, recuerdan que su interés principal es que se garantice la conservación del bien, de ahí la necesidad de un análisis científico que dirá tanto si caben las visitas como el límite de las mismas.

Una vez trasladada su inquietud al Ayuntamiento, con el correspondiente proyecto, la administración local fue la encargada de canalizar la búsqueda de financiación a través del programa Leader. «Lo primero para abrirla es tener un estudio, la idea ahora es encargarlo. Aunque estemos a final del mandato esto no tiene color político», señala el alcalde, Francisco González (PP), quien confía en que la iniciativa siga su curso independientemente del resultado del próximo 26 de mayo. «Esto es para beneficio del pueblo», insiste González. El edil de Cultura, Fernando Nava (Foro), recuerda además que de conseguir el objetivo la cueva de El Bosque sería la primera visitable del concejo cabraliego.

La decisión final sobre las visitas corresponderá no obstante al Principado, que también debe emitir ahora el permiso de acceso a los expertos en los que recaiga el estudio. «Esperamos que Cultura lo conceda», señalan desde la asociación cultural, vinculada también al descubrimiento de la propia cavidad. Fue de hecho su presidente, José Manuel Inguanzo Prieto, quien el 31 de marzo de 1995 comunicó a la Consejería la existencia de una cueva con posibles muestras de arte rupestre. El propio Inguanzo Prieto había sido partícipe meses antes del descubrimiento de La Covaciella, la más afamada de las cuevas con arte paleolítico de Cabrales y una de las cinco de Asturias declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

En las últimas dos décadas, El Bosque ha sido objeto de estudio por parte de expertos como Javier Fortea, quien describió la existencia de tres paneles: el de los signos, el del uro y el de las cabras. Entre las representaciones más abundantes se encuentra precisamente la de las cabras, con más de una veintena que Fortea comparó en sus publicaciones de inicios del presente siglo con las halladas en las cueva llanisca de El Covarón. De época más reciente data la investigación de Aitor Ruiz-Redondo y Diego Garate, que les permitió descubrir una representación antropomorfa. «Se trata de una de las denominadas 'máscaras', insertada en los relieves naturales de la pared», explican en el trabajo.

Centro de interpretación

El Bosque permanece cerrado al público desde hace más de dos décadas para su preservación, pues fue objeto de vandalismo y daños en las pinturas. La idea de la asociación pasa ahora por poner en valor la importancia del enclave creando un «producto cultural serio» y «estable». «Cabrales se está despoblando y queremos buscar un recurso más, respetando al máximo la conservación», apuntan sobre las visitas.

Además de la propia cueva, desde la entidad apuestan por adecuar un aula de la escuela de Inguanzo como Centro de Interpretación del Paleolítico de la Sierra del Cuera, iniciativa que comparte el concejal Fernando Nava. El proyecto de la asociación cultural, elaborado en los últimos meses, se completa con una previsión de actuaciones dividas en fases: desde la mejora de los accesos y formación de monitores locales como guías a la elaboración de material didáctico, la oferta de visitas a los centros educativos o la vinculación de la cueva de El Bosque con La Covaciella. Ambas, recuerdan, se encuentran a menos de un kilómetro de distancia y son visibles mutuamente al encontrarse enfrentadas.