Los campistas llegan a la finca del Aquasella

Tiendas del Aquasella. :: J. LL./
Tiendas del Aquasella. :: J. LL.

El festival de música electrónica Aquasella echó a andar en la tarde de ayer con incidentes circulatorios. Los asistentes que llegaron a la finca del evento, situada entre Arriondas y la localidad canguesa de Coviella, a la orilla del río Sella, se encontraron con colas de vehículos que trataban de acceder al parking. La circulación acabó normalizándose entrada la tarde y el público pudo instalar sus tiendas en la zona prevista para la acampada. A pesar del contratiempo, las ganas de fiesta no disminuyeron entre los festivaleros, que pudieron disfrutar de una 'welcome party' antesala de todo un fin de semana consagrado a la música.