«Cangas cada vez tiene más actividad, es el momento de conseguir el Colón»

Acceso al antiguo Cine Colón de Cangas de Onís, cerrado desde 2005. /  FOTOS: NEL ACEBAL
Acceso al antiguo Cine Colón de Cangas de Onís, cerrado desde 2005. / FOTOS: NEL ACEBAL

La idea de que el Consistorio adquiera el antiguo cine gusta entre los cangueses, que lamentan que esté «cerrado y perdiéndose»

G. POMARADA CANGAS DE ONÍS.

Una tarde de abril de hace ya catorce años, la pantalla del Cine Colón de Cangas de Onís mostraba un 'Fin' que en aquella ocasión habría de cumplirse. Desde entonces, la antigua sala ha permanecido sin más uso que el esporádico en actos de las fiestas de San Antonio o proyecciones del festival Mendi Film. «Da pena verlo cerrado y perdiéndose», explica a escasos metros de sus puertas clausuradas el taxista Alejandro Narciandi, quien aún recuerda cómo en su infancia acudía a la vieja sala en busca de películas y teatro. Como él, son muchos los cangueses que disfrutaron del séptimo arte desde sus butacas y que hoy anhelan una nueva vida para el Cine Colón.

El camino hacia esa nueva etapa cuenta ya con un primer paso emprendido desde el Ayuntamiento, que ha solicitado a dos empresas la tasación del inmueble para presentar una oferta de compra. El anuncio de esa vía para hacerse con el cine llegaba en el transcurso del último Pleno y, desde entonces, el futuro del Colón se ha colado en las conversaciones de la ciudad. «Estaría bien que fuese del Ayuntamiento», afirma Elena González, vecina de Triongo y asidua a las proyecciones de antaño. También el hostelero Antón Puente respalda la iniciativa, especialmente en un momento de «mucha actividad» como el que vive cangas de Onís. «Cada vez hay más eventos y se necesita espacio. Salvar el Colón es importante para Cangas y es el momento de conseguirlo», sostiene Puente, quien aún recuerda que en la ciudad llegaron a existir otras dos salas más. «Los cines fueron a menos en los últimos años, pero parece que hay reactivación», considera.

La secuencia del ocaso del cine comenzó por el cierre de las salas en los pueblos, e incluso el centro de las ciudades, para trasladarse a continuación a grandes cadenas en centros comerciales, que también han visto menguar su afluencia con la irrupción de las plataformas digitales. No obstante, esa «reactivación» a la que apuntan en Cangas existe y la prueba son los 'cines rurales' abiertos en los últimos años por empresas como Proyecfilm en pequeños pueblos de Castilla y León, Extremadura y Andalucía. Bajo el eslogan de «cine donde no hay cine», esa sociedad familiar gestiona más de una quincena de salas en municipios poco poblados, sin renunciar ni a proyectos y equipos de sonido de última generación ni a estrenos.

«Estaría bien tener aquí un cine para no tener que ir a Oviedo. Seguro que se harían colas porque es un entretenimiento muy bueno», defiende Albani Altamira, vecina de la ciudad. Los proyectos de futuro que pudiera albergar el Cine Colón amplían, no obstante, el horizonte del séptimo arte, pues los cangueses se decantan también por más usos culturales. «Puede servir para cine y muchas más cosas», opina Antón Fernández, y apela además al viejo inmueble como un lugar de «referencia» para distintas generaciones de locales. «Tanto al Ayuntamiento como a los propietarios les interesa llegar a un acuerdo», añade Puente. Por el momento, las cifras de las tasaciones no han trascendido, si bien desde el equipo de gobierno sí han apuntado a la existencia de «negociaciones» previas con los actuales dueños.

Se da además la circunstancia de que el inmueble cuenta con protección, pues el Cine Colón fue uno de los 24 de toda Asturias incluido en 2016 en el Inventario de Patrimonio.

Cinco décadas de historia

Abierto en septiembre de 1953 con la proyección de 'Tambores lejanos', con Gary Cooper como protagonista, el Colón fue testigo de la evolución de la propia cinematografía, de la irrupción de técnicas, de la transformación de géneros y del auge y caída de estrellas del celuloide. Cuando se despidió en 2005 con la proyección de 'Descubriendo Nunca Jamás' -Johnny Depp era entonces el actor del momento y el héroe de la película- se convirtió en el último cine del Oriente en echar el telón. En Cangas aguardan ahora por la secuela.