Cangas defiende que en temporada baja «no hace falta plan, sino controladores»

G. POMARADA

La ampliación del plan de transporte a los Lagos solo se justifica para el Ayuntamiento de Cangas de Onís si detrás existen unas cifras desproporcionadas de vehículos privados. Una situación que, dicen, no se observa en temporada baja: «Con setenta coches como pasó el 5 de enero no hay que activar ningún plan, lo que hay que poner son controladores», sostiene el alcalde cangués, José Manuel González Castro (PP). En su mano está ahora el elevar una propuesta de calendario a la Consejería de Medio Ambiente, después de que el departamento que dirige Fernando Lastra decidiese paralizar sus previsiones de extender el periodo de acceso regulado a todos los fines de semana del año ante la negativa del Consistorio.

El regidor, que ha estado analizando los datos facilitados por el Consorcio de Transportes y la dirección del Parque Nacional, señala que solo sabiendo los visitantes y vehículos reales que acceden al enclave «se podrá hacer una propuesta con rigor». Indica además que no se trata solo de una cuestión de fechas: «Cuando el plan esté activo tienen que estar los servicios abiertos, el centro de visitantes Pedro Pidal y el centro de información de Buferrera», apunta sobre una de las exigencias que incluirá en la proposición. A ella se sumará la petición de contar con un figura que coordine a los distintos agentes implicados, entre ellos el Ayuntamiento, el Principado, la dirección del Parque Nacional, el Cabildo de Covadonga y, desde este año, la Dirección General de Tráfico (DGT). Otra línea roja será la de contratar personal regulador del tráfico fuera del plan de transporte. «No hace falta que estén a las seis de la mañana, los coches se concentran de once a dos. Hacen falta en las horas punta», considera González Castro, quien emplaza además a la consejería a hacer un análisis más profundo del problema de acceso a Lagos. «Se frotan las manos con las caravanas porque creen que se soluciona con el plan de transporte y no es eso», indica.

Una decisión «muy seria»

La casuística en Lagos es variada. Fuera del plan, la problemática habitual es la concentración de vehículos en el aparcamiento de La Tiese, el más cercano al Ercina y que cuenta apenas con medio centenar de plazas. Una vez lleno, los conductores tienden a aparcar en los arcenes de la carretera, con las consiguientes complicaciones para la circulación. Todo ello mientras el parking de Buferrera, con unas trescientas plazas, permanece despejado. El pasado sábado se dio además otra circunstancia, pues en ese aparcamiento más cercano al Enol no se había limpiado la nieve, lo que obligó a los visitantes a dejar sus coches en el más reducido espacio para autobuses o subir directamente al Ercina, que acabó colapsado.

El pasado puente de Difuntos el enclave más visitado del espacio protegido vivió uno de sus momentos más críticos en años, con caravanas que llegaron a extenderse hasta Soto de Cangas. Ese sábado festivo no estuvo activo el plan de transporte, pero sí se contó con presencia de reguladores, que evitaron que el colapso llegase a la CO-4. Lo sucedido en aquella jornada es un ejemplo para González Castro de que se deben contemplar «las fiestas nacionales y de las comunidades, así como las pruebas deportivas» a la hora de fijar el calendario. «Es una decisión muy seria», que considera que requiere de unos datos y un análisis al mismo nivel. Por ello, insta a la Consejería a actuar con el mismo «rigor» que a ellos les exigen en la revisión del listado de vehículos privados con acceso autorizado dentro del plan.

Bajar el número de pases

La de las credenciales es otra discusión abierta entre Ayuntamiento y Consejería. El primer edil sostiene que en Cangas «no hay nada que esconder» y recuerda que los datos «se los pasamos a la DGT». Como viene sosteniendo en las últimas semanas, en la revisión conjunta de esa lista que está pendiente de realizarse no aceptará la retirada de pases ni a ganaderos ni a propietarios. «Es muy difícil bajar el número y hay que tener en cuenta que esos propietarios necesitan servicios», dice en relación a profesionales vinculados a la propia actividad ganadera o turística, como «tratantes, veterinarios o distribuidores». Cangas de Onís cuenta con 1.300 pases de acceso, si bien González Castro destaca que al día suben apenas un centenar de autorizados.