La carrera de La Cultural cumple diez años abrazada a San Miguel en El Cobayu

Un momento de la presentación de la carrera riosellana. /  E. C.
Un momento de la presentación de la carrera riosellana. / E. C.

Será este sábado y participarán atletas como Moha Bakkali, David Ginzo, Raúl Bengoa y la plusmarquista de la prueba, Kaoutar Boulaid

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

Los 10 Kilómetros Villa de Ribadesella, la carrera que organiza la sección de atletismo de La Cultural, cumplen diez años. Lo harán el próxima sábado, 24 de septiembre, con la participación de unos seiscientos de atletas en el cómputo general de las dos pruebas que ese día se disputan, Mi primera milla para los más pequeños y los 10.000 metros para atletas de élite, una competición homologada por la Federación Española de Atletismo que se desarrolla en un circuito llano y rápido en el que este año se intentará batir el récord.

Según explicó Roberto Pire, se han inscrito dos atletas marroquíes que vienen a llevarse los 500 euros de premio para quien logre bajar de los 29 minutos y cuatro segundos. «Al menos uno de ellos, que viene de ser cuarto en la Diamond League, es un atleta que ha bajado de los veintinueve minutos en más de una ocasión y hay esperanzas de que pueda batirlo, aunque no será fácil», añadió el director de carrera. También estarán tres de los mejores atletas asturianos de la distancia: Moha Bakkali, David Ginzo y Raúl Bengoa. Entre las chicas destaca la presencia de la plusmarquista -32 minutos y 39 segundos- de la prueba y campeona de la pasada edición, Kaoutar Boulaid. Si vuelve a batirlo, se llevará el mismo premio. Junto a ella lo intentarán atletas asturianas de «muy alto nivel».

La salida está prevista y programada para las seis de la tarde del sábado, coincidiendo con la segunda jornada de las fiestas de San Miguel en el barrio de El Cobayu. Estas arrancan el viernes con la espicha y el pregón, siguen el sábado con la carrera y se mantienen el domingo con la procesión y la misa de campaña cantada por el coro infantil. El lunes se repartirá el bollu y el vino entre los socios y se cerrará con una gran fiesta en la que no faltarán los tradicionales concursos de baile.