Cazadores de Amieva impugnan la gestión del coto por parte del Principado

La sociedad Sierra de Borde entiende que no cabe la intervención de la consejería al estar ellos interesados en hacerse cargo de la titularidad

G. P. SAMES.

Los cazadores de la sociedad Sierra de Borde se oponen a que la gestión del coto de Amieva recaiga en el Principado. Por ello han impugnado la resolución publicada en el Boletín Oficial (BOPA), en cuyo anexo se incluyen las 7.390 hectáreas correspondientes al concejo dentro de la categoría de coto regional de caza gestionado por el Gobierno regional. La presencia de la administración, explica el abogado de Sierra de Borde, José Bembibre, es «innecesaria», pues «solo pueden intervenir de forma subsidiaria cuando ninguna sociedad opta a la gestión». Amieva, continúa el letrado, no se encuentra en ese supuesto, ya que desde Sierra de Borde vienen manifestando desde «hace año y medio» su voluntad de hacerse cargo de la gestión, «como han venido haciendo en otros periodos».

Esa sociedad de cazadores tuteló los derechos cinegéticos del concejo años atrás, hasta la entrada en 2011 de Río Melón. Esta última renunció en junio 2017 y desde entonces la apuesta de la Consejería de Infraestructuras, Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha ido encaminada a crear una Reserva Regional de Caza, gestionada por la misma administración.

El proceso de creación de la reserva ha recibido otras dos impugnaciones de Sierra de Borde, una en enero de 2018 y otra en agosto del mismo año, sin que ninguna de ellas haya sido resuelta, denuncian. Entendían entonces desde el colectivo que el proceso no cumplía los requisitos formales y carecía de motivación y justificación técnica y jurídica. Cuestionan por ello que se publique esta última disposición sobre el coto sin «dictar una resolución desistiendo de la creación de la reserva y no justificando el porqué de la gestión directa, con total omisión al plan técnico y de aprovechamiento». Ello supone para la sociedad un «perjuicio» a cuestiones como la «riqueza medioambiental». «Es una decisión arbitraria y unilateral», afean al Principado, al que reiteran su voluntad de gestionar el coto. «El coto se había creado a propuesta de Sierra de Borde», insisten.

Ordenanza municipal

En estos meses los desencuentros por la creación de la reserva han ido acompañados de más alegaciones. En septiembre, desde Sierra de Borde impugnaban también la ordenanza municipal para cazadores en la reserva de Amieva al entender que «no se puede aprobar una ordenanza para cazar en una reserva de caza si ésta no existe». Las alegaciones, indican, fueron estimadas parcialmente.