«Celia, un pedacito de ti vivirá en el corazón de cada uno de nosotros»

Muchas personas se acercaron hasta la iglesia de Cangas de Onís para acompañar a los familiares de la joven fallecida. /JUAN LLACA
Muchas personas se acercaron hasta la iglesia de Cangas de Onís para acompañar a los familiares de la joven fallecida. / JUAN LLACA

Familiares, amigos y vecinos despidieron en Cangas de Onís a la joven fallecida en el accidente de Corao

Lucía Ramos
LUCÍA RAMOS

Silencio. Era lo que se respiraba ayer por la tarde en la ciudad canguesa que ya el jueves por la mañana se quedó muda al enterarse de la muerte de la joven Celia García Otero, de 23 años, en un accidente de trafico. Faltaba media hora para que diese comienzo el funeral y en la plaza del Mercado ya se agolpaban decenas de personas resignadas a despedirse de una de sus más queridas vecinas. Celia, la de la «eterna sonrisa», la primera en ofrecerse para echar una mano en lo que fuese necesario, se fue «de la forma más injusta» y el concejo de Cangas de Onís ayer todavía se resistía a aceptar la noticia.

Como señaló en su homilía el parroco, José Manuel Fueyo, «no se trata de llenar la vida de años, sino los años de vida». Y eso, Celia, lo supo hacer a juzgar por la cantidad de personas de todas las edades que ayer quisieron estar al lado de su familia.

«Tenías buenas palabras»

Una familia grande y muy apreciada en el concejo que quiso agradecer «el cariño» recibido desde que se conoció la trágica noticia. Fue Inma, una de las primas de la fallecida, la encargada de hablar en nombre de los García Otero ante una abarrotada iglesia. «Siempre tenías buenas palabras para todos y ahora a mí me hacen falta todas las del mundo para decir esto. Te fuise de la forma más injusta, dejando atrás a una familia que permanecerá junta y unida, como a ti te gustaba vernos», manifestó. Recalcó también el amor que todos los primos, «del más pequeño al mayor», le profesaban. «Te hacías querer con esa sonrisa tuya. Nunca te vimos enfadada, y eso dice mucho de tu forma de ser», agregó Inma, para finalizar asegurando que Celia nunca será olvidada. «Un pedacito de ti vivirá en el corazón de cada uno de nosotros».

La joven canguesa falleció en la mañana del jueves después de que su coche colisionase frontalmente con otro en el que viajaba un matrimonio cabraliego que resultó herido grave, en la AS-114, en las inmediaciones de Corao. En el suceso se vieron implicados otros dos vehículos que también sufrieron daños y sus cuatro ocupantes tuvieron que ser atendidos en el Hospital Grande Covián.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos