La Clásica de los Lagos revoluciona Cangas con más de 4.300 ciclistas

Más de 4.300 ciclistas y sus acompañantes abarrotaron las calles de Cangas de Onís minutos antes de que comenzase la Clásica de los Lagos. / FOTOS: NEL ACEBAL
Más de 4.300 ciclistas y sus acompañantes abarrotaron las calles de Cangas de Onís minutos antes de que comenzase la Clásica de los Lagos. / FOTOS: NEL ACEBAL

Los empresarios celebran la inyección económica que supone la celebración de un evento que este año volvió a batir su récord de participación

LUCÍA RAMOS CANGAS DE ONÍS.

«El de la Clásica de los Lagos es, sin duda, uno de los fines de semana más potentes de todo el año para el turismo cangués». Quien así se expresaba ayer era José Antonio Pérez, director del hotel Los Lagos, pero sus palabras se las atribuían prácticamente todos los propietarios de alojamientos, bares, restaurantes y comercios del concejo. La 'invasión' por parte de cerca de 4.500 ciclistas y sus acompañantes era perceptible ya en Cangas de Onís y los municipios de alrededor desde el viernes, si bien fueron muchos los que llegaron incluso el viernes para disfrutar de un fin de semana de deporte, gastronomía y naturaleza.

Ya a las siete y media de la mañana de ayer, una hora antes de que diese comienzo la dura prueba cicloturista que desde hace 28 años organiza el Club Navastur, la ciudad canguesa y sus accesos eran un hervidero de bicicletas, cascos y maillots de todos los colores.

Unos más neviosos que otros, y la mayoría llegados de fuera de Asturias, los ciclistas aprovechaban para charlar con amigos con los que se encuentran de vez en cuando en eventos de este tipo, calentar, o tomarse una última foto. Y es que el escenario, aseveraban, lo merece. «Nos encantan los Lagos, es una subida preciosa, así como el resto del recorrido que haces previamente, y por ello no dejamos de repetir un año tras otro», explicaba Mikel Arana, llegado desde Zaldíbar (Bizkaia), junto a otros miembros de su club, LagunArtea.

De la misma opinión era la madrileña Nuria Acero, quien ayer se enfrentaba a la Clásica por segunda vez, pero es habitual de otras pruebas deportivas de la zona, como la Maraton Xtreme. «Mi abuelo era de aquí y soy una enamorada de Asturias, así que me escapo siempre que puedo para combinar dos de mis pasiones: el deporte y estos paisajes tan estupendos», apuntaba, minutos antes de cruzar el arco de salida. Tan alta fue la participación este año que no solo se batió el récord, sino que pasaron casi dieciséis minutos hasta que todos ellos atravesaron la salida.

Rozando el lleno

Si los amantes de las dos ruedas están encantados de venir, los cangueses no lo están menos de recibirlos, pues se calcula que los beneficios que los participantes en la Lagos de Covadonga Ride 2018 by Movistar y sus acompañantes dejarán en la zona rondará el millón de euros. «La Clásica siempre revoluciona Cangas, no hay más que darse un paseo por la ciudad. Ayer por la tarde -por el viernes- habría fácilmente unas 15.000 personas por aquí», aseveró el propietario del restaurante Río Grande, Antonio Sampedro. Como exciclista, entiende perfectamente la gran afluencia con que cuenta la prueba. «Los Lagos son únicos, para cualquier ciclista es un orgullo y un honor venir. El ambiente, el entorno... Todo ello engancha», apuntó.

Desde la confitería La Golosa, Inés Blanco coincidía en destacar «el beneficio que este tipo de eventos supone para el concejo. Es cierto que casi todos los fines de semana hay actividades en Cangas, pero pocas tienen tanta repercusión como ésta», apuntó.

En los establecimientos hoteleros las sensaciones eran similares, rozando el lleno de ocupación en la mayoría de los casos. «Viene gente de toda España y de fuera y dejan mucho dinero así que esperamos que la Clásica se siga celebrando muchos años más», apuntaba Pérez, y su colega Enrique García, al frente del hotel El Sella, se sumaba, pues «se nota muchísimo».

Mientras los deportistas participaban en la prueba, sus acompañantes aprovechaban para conocer la ciudad y hacer compras, como confirmaron desde distintos negocios. «La gente suele llevarse recuerdos y nos viene muy bien el movimiento que se genera, sobre todo en un año como este, en el que la Semana Santa vino un poco floja», señaló el propietario de la tienda de regalos, complementos y calzado El Barato. A pocos metros, en La Barata, establecimiento especializado en gastronomía asturiana, Elías González se mostraba de acuerdo y recalcaba cómo a quienes vienen de fuera les gusta llevarse productos emblemáticos como las fabes y la sidra. También suele triunfar entre quienes llegan desde lejos a participar en la Clásica la lotería, como confirmaban desde la administración.

Finalmente, y tras 111 kilómetros de carrera, eran algo más de 3.000 los participantes que lograban finalizar la prueba, haciéndolo el primer grupo en tres horas y media. Además, otros seiscientos ciclistas realizaron la prueba de medio fondo, creada este año para facilitar la participación de deportistas menos experimentados y con un recorrido de 94 kilómetros al evitar la subida a los Lagos de Covadonga.

 

Fotos

Vídeos