El Cobayu aplaude la rehabilitación energética efectuada en el bloque 9

En primer término, el bloque 9 de El Cobayu, cuyas obras terminarán la próxima semana. /  JUAN LLACA
En primer término, el bloque 9 de El Cobayu, cuyas obras terminarán la próxima semana. / JUAN LLACA

Las obras finalizarán en una semana y ya hay cuatro nuevas comunidades de vecinos interesadas en la segunda fase del proyecto

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

La rehabilitación energética que se acomete en el bloque número 9 del barrio riosellano de El Cobayu concluirá según el programa previsto. Es decir, la semana que viene. Esta semana quedarán despejadas, sin lonas y andamios, las fachadas norte y este del edificio, dejando el resto de fachadas y los pequeños remates para la semana próxima. Entre estos últimos, el acabado de los bajos y la colocación de los cubre tendederos, como elementos salientes de fachada. «Hemos dejado los anclajes ya preparados para colocarlos al final de todo, una vez se retiren los andamios, con la ayuda de una cesta desde el exterior y en el lugar establecido por cada uno de los vecinos», explicó Carlos Rey, uno de los arquitectos que dirige el proyecto.

La rehabilitación llevada a cabo ha permitido «envolver con un abrigo» a todo el edificio, tanto en lo referente a sus fachadas como a los bajos y soportales, la cubierta y bajocubierta, instalado «una manta de aislamiento» en cada uno de esos elementos del inmueble. Una actuación que garantizará «el aislamiento y una mejora sustancial de las condiciones de habitabilidad de las viviendas», añadió Rey. Como consecuencia, un claro ahorro en la factura energética para las familias que allí residen, complementado con una mejora estética que ha sido aplaudida por propietarios y vecinos.

Carlos Rey, que ayer mismo visitaba las obras en la capital riosellana, también le daba el visto bueno a cualquier proyecto de futuro que permita mejorar aún más la eficiencia energética de esas viviendas. En concreto, calificaba como «muy buena» la propuesta de la Fundación Ressa para la construcción de una caldera central en el Campu les Rolles para suministrar energía -calefacción, aire acondicionado y agua caliente- a los edificios públicos allí ubicados y a las 224 viviendas de El Cobayu. «Evidentemente, las tendencias actuales de las ciudades modernas tienden a la puesta en marcha de sistemas colectivos e instalaciones centralizadas para ahorrar costes de explotación y mantenimiento en el tiempo en beneficio de la colectividad», añadió.

Los responsables de los trabajos son favorables a la instalación de una caldera comunitaria

La próxima semana se dará por concluida la primera fase de rehabilitación energética y para 2019 se está tramitando el segundo Área de Rehabilitación y Renovación Urbana de El Cobayu, que ya cuenta con cuatro comunidades interesadas. Además, las sensaciones recogidas por los arquitectos entre los vecinos del barrio parecen favorables a su continuidad, «porque todo apunta a que el trabajo se está realizando a satisfacción de los vecinos y con ello se está generando un movimiento de nuevos bloques que se podrían incorporar», añadió Carlos Rey.

Al final, podrían ser dos o tres nuevos bloques, aunque la selección final debe consensuarse entre las administraciones públicas que están cooperando económicamente en la puesta en marcha de este área de rehabilitación, como son el Ayuntamiento de Ribadesella, el Principado de Asturias y el Ministerio de la Vivienda. La primera de ellas, el Consistorio riosellano, anunciaba en el mes de agosto pasado la inversión de 200.000 euros de su remanente con esos fines y según el acuerdo pactado entre Foro y PP. Esa aportación equivaldría al 35% del coste total de la inversión. El resto corresponderá al Ministerio de Fomento (35%), al Principado de Asturias (15%) y a los propietarios (15%).