El Cobayu, en Ribadesella, estrena comisión de festejos

Nueva directiva de la comisión de festejos de El Cobayu. /  NEL ACEBAL
Nueva directiva de la comisión de festejos de El Cobayu. / NEL ACEBAL

La asociación plantea bajar a tres los días festivos y crear un carné juvenil para implicar a la cantera del barrio en la organización

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

El riosellano barrio de El Cobayu está de estreno. Recientemente quedaba constituida una nueva comisión de festejos que conservará el nombre de la anterior. La asociación cultural Miguel Ángel García Lomas se ha presentado en sociedad con Carlos Prieto como presidente y coordinador de otros diez vecinos que han decidido unirse y «lanzarse a la piscina» para que el barrio mas popular de Ribadesella siga manteniendo el ambiente festivo cada mes de septiembre en honor a San Miguel.

En la lista están Manolo Suco como vicepresidente, María Martino como secretaria y Paci Román Peruyero como tesorera. Y en las vocalías, Maite Pedrayes, Agustín García, Julio Concha, Manuel Cuervo, Juanfer Suárez, Lorena Covián y Queña. «Pero aquí todos hacemos de todo, desde pegar carteles hasta vender lotería», aseguró Román Peruyero. De hecho, entre los once se han repartido cada uno de los doce bloques del barrio para cobrar los recibos de socios cada segundo sábado de mes.

Esta misma semana se ponía en marcha una nueva campaña de captación de socios. Los adultos pagarán 50 euros al año que les darán derecho a contar con dos entradas a la espicha inaugural y a dos bollos con botella de vino. «Habrá facilidades de pago en pequeños recibos de diez euros al mes repartidos entre mayo y septiembre», afirmó la tesorera. Como novedad, se ha creado un carné juvenil para chicos de 13 a 17 años con un coste de solo 15 euros con derecho a una entrada a la espicha y un bollu con refresco. «De esta forma queremos animarlos a implicarse y comprometerse con la organización de la fiesta», añadió Paci Román.

La nueva comisión viene, además, con ganas de introducir cambios importantes en la fiesta. El primero de ellos pasará reducir a tres las jornadas festivas, suprimiendo el lunes de San Miguel y repartiendo las actividades incluidas en esa jornada entre el sábado y el domingo. De este modo, la fiesta arrancará, como de costumbre, con la espicha y el pregón del viernes. Los juegos infantiles se trasladarán al sábado y tanto el reparto del bollu como el concurso de baile y la elección del rey y la reina de las fiestas se ubicarán en el programa dominical, «que será un día grande de verdad, cargado de actividades y con una gran verbena, así que quien antes pedía el martes de descanso en el trabajo, que ahora pida el lunes», animó Paci Román.