El colegio Divina Pastora de Llanes se transformará en una veintena de pisos

Estado actual del conjunto de edificios, situados en el número 6 de la avenida de la Paz de la villa llanisca. /  NEL ACEBAL
Estado actual del conjunto de edificios, situados en el número 6 de la avenida de la Paz de la villa llanisca. / NEL ACEBAL

El proyecto, de una promotora de Burgos, está ya en Patrimonio a la espera del visto bueno e incluye la rehabilitación de la casona indiana

GLORIA POMARADA / GUILLERMO FERNÁNDEZ LLANES.

Viviendas, aparcamientos y un bajo comercial. El colegio Divina Pastora de Llanes será transformado en un conjunto residencial por una promotora de Burgos que también contempla la rehabilitación del palacete indiano de Villa Esther. El proyecto, indican desde la Concejalía de Urbanismo, ya se encuentra en Patrimonio, que debe dar el visto bueno a la intervención antes de que el Ayuntamiento de Llanes conceda la licencia. «La tramitación se inició hace tiempo», indica la teniente de alcalde, Marián García de la Llana, quien destaca la necesidad de actuar sobre la casona: «Es una urgencia para el Consistorio por su deterioro».

El Divina Pastora forma parte desde hace un mes del Inventario de Patrimonio del Principado, lo que determina la obligación de respetar los valores históricos y culturales y no poner en riesgo su conservación. Con la transacción de la congregación de franciscanas Misioneras de la Madre del Divino Pastor a la promotora burgalesa ya efectuada, la intención pasa ahora por habilitar media docena de apartamentos en el palacete indiano y otra veintena en el espacio del antiguo colegio construido en 1964, según fuentes cercanas a la operación consultadas por este periódico. Además, la finca trasera incluida en la propiedad se transformará en espacio de aparcamiento para residentes.

En total, y según los datos del catastro, el conjunto cuenta con 2.062 metros cuadrados de superficie construida, dentro de una parcela de más de tres mil metros.

El colegio cerró sus puertas en 2009, después de 115 años, y estaba sin uso El conjunto cuenta con más de dos mil metros cuadrados con espacio para bajos y parking

Más reformas en la villa

La posibilidad de que el colegio Divina Pastora fuese objeto de una operación inmobiliaria rondaba desde hace años al viejo conjunto de edificios. En 2009 se producía un precedente al cerrar la congregación de religiosas Misioneras de la Madre del Divino Pastor un acuerdo relativo a un inmueble en Santander, donde el Ayuntamiento de la capital cántabra autorizó la construcción de viviendas, un centro social y garajes. En aquel momento, el colegio de Llanes seguía abierto y las noticias llegadas desde Santander inquietaron a las familias, que apostaban por la continuidad de la educación religiosa en la villa. Sus anhelos no fueron satisfechos y a finales de ese mismo curso el Divina Pastora cerraba sus puertas tras 115 años de actividad.

El proyecto para el viejo centro de enseñanza y la casona indiana no es el único en marcha en la villa, pues como adelantaba esta misma semana EL COMERCIO, el palacete de La Concepción también será objeto de una reforma. En este caso, los planes de la promotora, una compañía inmobiliaria de Zaragoza que cuenta con una división especializada en hoteles de lujo, es transformar el edificio en establecimiento hotelero. Por el momento, en el también conocido como palacete de Don Sinforiano Dosal han comenzado los trabajos de consolidación y catalogación de muebles y enseres, con el fin de preservar al máximo el aspecto original de la casona.

 

Fotos

Vídeos