El colegio de Ribadesella despide el curso con su tradicional mural

Los escolares riosellanos de sexto junto al mural que conmemora el fin de curso. / JUAN GARCÍA
Los escolares riosellanos de sexto junto al mural que conmemora el fin de curso. / JUAN GARCÍA

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

El colegio público Manuel Fernández Juncos de Ribadesella cumplió ayer con un ritual que se ha convertido en una sana costumbre escolar de los últimos años. A las doce y media se inauguraba y descubría la pintura mural diseñada por los alumnos de sexto curso de Primaria, los que abandonan el centro para iniciar un nuevo ciclo formativo en la enseñanza secundaria. Desde hace cuatro años se despiden con un trabajo artístico que, además de decorar las paredes del patio, también sirve para dejar un recuerdo para futuras generaciones.

El de este ha tenido que ver con el teatro y surgió a raíz de un taller impartido a lo largo del curso en el centro. Como muchos de esos talleres se realizaban en el patio cubierto, se optó por decorar una de sus paredes como si se tratara de un escenario teatral con sus cortinones laterales y un paisaje en su parte central, salpicado con un sinfín de figuraciones. Este año contaron con la colaboración de Emilia Conesa, pintora e ilustradora de cuentos y madre de dos alumnos de educación infantil.

Los mismos alumnos de sexto curso recibirán este martes el reconocimiento público de la Agencia de Sanidad Ambiental y Consumo del Principado de Asturias por haber participado durante nueve años en todas las actividades organizadas en el Centro de Formación para el Consumo de la Grúa. Todos ellos recibirán un diploma en un acto que comenzará a las 12.30 horas. El jueves ocurrirá otro tanto de lo mismo con los alumnos de segundo de Secundaria del Colegio Nuestra Señora del Rosario de Ribadesella.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos