Colombres rinde homenaje a las víctimas del accidente de Buelna

Ofrenda floral ante el monumento que recuerda a los siete jóvenes fallecidos./Juan Llaca
Ofrenda floral ante el monumento que recuerda a los siete jóvenes fallecidos. / Juan Llaca

Más de un centenar de personas recordaron a los siete jóvenes fallecidos hace veinte años cuando se dirigían al instituto de Llanes

GLORIA POMARADACOLOMBRES

En un acto sencillo, de emoción contenida, Colombres demostró que el paso del tiempo no ha borrado de la memoria colectiva el dolor por la pérdida de parte de una generación. Cada 17 de noviembre la capital ribadedense se asoma al episodio «más trágico de su historia», el accidente de tráfico en el que perdieron la vida siete jóvenes de la villa que viajaban en el autobús escolar hacia el instituto de Llanes. Este 2018 se cumplen veinte años del trágico suceso y los ribadedenses respondieron al aniversario arropando a amigos y familiares en un acto celebrado junto al monolito del parque de la Herrería.

El alcalde Jesús Bordás fue el encargado de verbalizar el sentimiento «de pérdida» que sigue latente en el concejo. «Una parte importante de toda una generación nos abandonó, pero aún recordamos sus rostros y la ilusión que tenían por la vida», expresó ante el centenar de personas congregadas ante el monumento que recuerda a Fernando Nosti Ojeda (14 años), Valentín Llano Collera (16), Sofía Fernández Álvarez (16), Diego Montes González (14), Adela Hevia Álvarez (17), Verónica González García (17) y María Álvarez Peñil (16), todos ellos vecinos de Colombres. «En estos veinte años no los hemos olvidado, siguen estando presentes», recordó el alcalde.

También en el instituto de Llanes sigue presente su recuerdo, señaló Ramón Canal, director del centro en el momento del accidente. «Algo así marca la vida de un instituto y al recordarlo afloran aquellos sentimientos tan terribles», rememoró. No obstante, considera «necesario mantener el recuerdo de lo que ocurrió» en aquellos «días complicados para toda Asturias». En su caso, abundó, las imágenes de aquella mañana de noviembre siguen latentes: «Lo que vimos en el lugar del accidente no se olvida».

Misa en la iglesia de Colombres.
Misa en la iglesia de Colombres. / J. Llaca

Un camión de reparto que circulaba en sentido Santander invadió el carril del bus a la altura de Buelna, en un impacto de tal magnitud que el vehículo escolar quedó reducido a un amasijo de hierros. Fallecieron los siete jóvenes de Colombres, así como el conductor del camión, y otras 35 personas resultaron heridas.

En su memoria depositaron ante el monumento una ofrenda floral Blanca y Elena Hevia, sobrinas adolescentes de la fallecida Adela Hevia, y en la iglesia se celebró a continuación un funeral.

Más información