Confederación insta al Parque a presentar un «estudio más profundo» sobre el lago Ándara

«No dimos ni quitamos permiso», señalan desde el organismo, al que la dirección de Picos apunta como motivo de paralización

GLORIA POMARADA COVADONGA.

Desapareció a principios de siglo como consecuencia de la actividad minera y este 2018, coincidiendo con el centenario de la creación del Parque Nacional, el lago Ándara iba a volver a la vida. Sin embargo, esta primavera la dirección del espacio protegido anunciaba la paralización del proyecto de recuperación tras recibir un informe de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) en el que se apuntaba a una falta de garantías en el cumplimiento de las normas de calidad ambiental «para las aguas superficiales en el lago que se pretende recuperar» y en lo relativo a la «no afección a las aguas subterráneas y al manantial que da origen al río Urdón».

Sin embargo, desde CHC señalan que no han «prohibido nada» y la petición trasladada al Parque Nacional de los Picos de Europa es la de efectuar un «mayor estudio ambiental», pues el presentado hasta la fecha «no es suficiente». Entre las cuestiones a incluir, apuntan a los posibles efectos de «sumergir la escombrera». «No dimos ni quitamos permiso, lo que pedimos es un estudio más completo y profundo», insisten.

La dirección del espacio protegido explica por su parte que el proyecto se encuentra en pausa «dado que la conformidad con las actuaciones a abordar por parte de la CHC se considera imprescindible». Por ese motivo, señalaron la pasada semana en este periódico, «se ha dejado en suspenso cualquier trabajo de recuperación de la laguna».

En los últimos años, varios han sido los informes presentados sobre la recuperación de este lago situado en el macizo oriental del Parque, en territorio cántabro y accesible desde la localidad cabraliega de Sotres. Dos de ellos, relativos a la viabilidad del proyecto, fueron emitidos por la Facultad de Geología de la Universidad de Oviedo y por el Instituto Geológico y Minero de España. Ambos contaron en su momento con el visto bueno de Confederación. «Nosotros dijimos que hay técnicas para la recuperación, pero es complicado al ser un Parque Nacional», señala Pedro Farias, profesor de Geología que participó en el estudio de la Universidad de Oviedo. Su investigación, explica, concluyó que la desaparición del lago fue por causas antrópicas, concretamente de la actividad minera. Desde entonces, indica, no les han sido requeridos más informes.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos