El contrato del agua de Ribadesella no se resolverá hasta el próximo mandato

Votación durante la sesión plenaria celebrada ayer en el Ayuntamiento riosellano. /  XUAN CUETO
Votación durante la sesión plenaria celebrada ayer en el Ayuntamiento riosellano. / XUAN CUETO

La oposición tumba el recurso de la empresa al considerar su oferta como «baja temeraria», por lo que el servicio seguirá prorrogado

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

El contrato del agua de Ribadesella sigue sin resolverse y por lo tanto continúa prorrogado. El Pleno extraordinario celebrado a las ocho de la mañana de ayer no sirvió para desbloquear un proceso de contratación que se mantiene enquistado desde el año 2015. Esta vez, la corporación tenía que pronunciarse sobre el recurso de reposición presentado por la empresa Valoriza Agua contra un acuerdo plenario anterior en el que se rechazó la adjudicación del servicio aprobada por la mesa de contratación.

Los grupos de la oposición -PSOE, Pueblu, PP y la edil no adscrita Verónica Blanco, presente esta vez en el pleno- tumbaron ese recurso, manteniendo prorrogado el servicio. Todos ellos entienden que la oferta económica de Valoriza supera los niveles de baja temeraria y carece de garantías futuras para un correcto servicio. No dice lo mismo el informe de la Intervención municipal, que considera su oferta como la «más ventajosa» al justificar su baja de forma «exhaustiva, motivada y convincente, basada en la experiencia de los técnicos integrados en la empresa y en registros de consumo que se han producido históricamente».

Aún así, los siete concejales de la oposición votaron en contra y la única edil con la que cuenta Foro tras la marcha del equipo de gobierno, María José Bode, se abstuvo al carecer de la información necesaria. «Creo que se está haciendo de forma muy precipitada, así que si hay dudas y no se hace bien, lo mejor es que lo hagan los que vengan», justificó la forista. Por su parte, la alcaldesa Charo Fernández, que mantuvo un acalorado enfrentamiento dialéctico con Verónica Blanco, lamentó este nuevo rechazo porque «el procedimiento de contratación cuenta con trece informes del secretario municipal que lo avalan, además de los informes del interventor y la aparejadora». Fernández dijo marcharse de la alcaldía con la «conciencia tranquila» a pesar de las «dificultades que se han puesto para resolver este contrato».

Para aclarar la situación legal en la que se ha quedado la gestión de este servicio, aún en manos de Asturagua después de las correspondientes prórrogas, Pueblu presentó una moción pidiendo el amparo del Consejo Consultivo del Principado de Asturias. En ella se solicita que «este ente dictamine si son o no correctas las actuaciones realizadas hasta ahora y se garantice el servicio hasta que el Consejo decida en un sentido u en otro», explicó Ricardo Cangas. Sin embargo, la moción no se pudo debatir. Después de un receso, el secretario municipal aseguró que en un Pleno extraordinario no cabe moción alguna que no aparezca reflejada en el orden del día. Tras el pleno, Pueblu registró la moción para un posterior debate y tanto el PSOE como el PP presentaron sendos escritos adhiriéndose a esa moción.

Críticas a la hora fijada

La hora fijada para la sesión fue otro de los motivos de desencuentro entre los grupos. La oposición y la propia María José Bode manifestaron su disconformidad con la intempestiva hora en la que se convocó el pleno. Con anterioridad, Verónica Blanco había solicitado el cambio horario, «pero no se quiso hacer», afirmó Bode. Teniendo en cuenta los problemas de esa concejala para asistir al pleno -de hecho lo abandonó por motivos personales nada más producirse esta votación-, Ricardo Cangas cree que se «tendría que haber consensuado con el resto de miembros de la corporación».

Más