«Las Cortes se disolverán y seguiremos sin noticias de la travesía de Panes»

L. RAMOS

Si en la vecina comunidad de Cantabria comienzan a alzarse voces contra la forma de gestionar las obras del Desfiladero de la Hermida del Gobierno de Pedro Sánchez, en Peñamellera Baja la indignación es doble. A la incertidumbre sobre cuándo terminarán los trabajos que se desarrollan en la N-621 a su paso por el Desfiladero, en el concejo asturiano se suma la falta de noticias en torno a la prometida reforma integral de la travesía de su capital, también en la misma carretera nacional, para la que el anterior Ministro de Fomento, el popular Íñigo de la Serna, había prometido un millón de euros.

«El malestar es notorio, pues no tienen excusas para no sacar adelante el proyecto», indicaba ayer el alcalde peñamellerano, José Manuel Fernández (PP). Ya en su día el proyecto de Presupuestos Generales del Estado elaborado por los socialistas hizo saltar todas las alarmas en Panes, pues el citado millón se había 'encogido' hasta quedar en tan solo 100.000 euros, pero es que, ahora, ni eso tienen garantizado ya los vecinos.

Tampoco, por el momento, está dando nadie respuestas a las continuas solicitudes de información que se hacen desde Peñamellera Baja. «En enero decidimos, mediante un acuerdo plenario, pedir al Ministerio de Fomento que nos explicasen en qué punto estaba el proceso, pero seguimos esperando», relató el regidor. Tampoco corrieron mejor suerte las preguntas que Foro y PP hicieron en el Senado. «Llegaron a responder que el proyecto estaba en redacción, cuando nosotros lo tenemos desde hace un año y medio, es increíble», criticó Fernández, y lamentó que, a la vista de los últimos acontecimientos, «las Cortes de disolverán y seguiremos sin noticias de la travesía».