Covadonga se engalana un año después del centenario

Explanada de acceso a la Basílica de Covadonga, que este año será reformada. / FOTOS: NEL ACEBAL
Explanada de acceso a la Basílica de Covadonga, que este año será reformada. / FOTOS: NEL ACEBAL

En las próximas semanas comenzarán las obras de la explanada y la renovación de la luminaria interior de la basílica | La rampa a la Santa Cueva está siendo estudiada, pues la inclinación no cumple la normativa y en el Cabildo no gusta la idea del elevador salva escalera

G. POMARADA

La puesta de largo de Covadonga llegará un año después del triple centenario que convirtió al santuario en foco de todas las miradas. El cien aniversario de la coronación canónica de la Santina, junto con la creación del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga -hoy de los Picos de Europa- y los 1.300 años del Reino de Asturias sirvieron para impulsar viejos proyectos y para atraer la inversión de empresas privadas en un ejercicio con ventajas fiscales por estar declarado el centenario de excepcional interés público. Ahora esos proyectos comienzan a ver la luz.

Una de las cuentas pendientes en el Real Sitio es la rehabilitación de la explanada frente a la Basílica. Incluida ya en los fallidos presupuestos autonómicos para 2018, acabó encontrando hueco entre las partidas inversoras del Principado, pero el inicio de las obras sigue pendiente. Los primeros plazos situaban los trabajos el pasado otoño, una vez pasada la visita de la Familia Real del 8 de septiembre. Sin embargo, el proyecto no salió a licitación hasta octubre y desde entonces la adjudicación sigue pendiente. Esta misma semana, el consejero de Infraestructuras, Fernando Lastra, indicaba que la formalización del contrato previo al inicio de las obras es inminente. Esos trabajos están presupuestados en 433.277 euros y consistirán en la sustitución del pavimento, con la piedra 'rojo Covadonga' como clave estética. También se mejorará la accesibilidad y se instalarán bolardos para delimitar futuras zonas peatonales. El plazo de ejecución es de tres meses, por lo que es previsible que afecten de lleno a la Semana Santa y parte del verano. «No hay problema porque no se levanta todo al mismo tiempo, puede quedar una parte libre y no interrumpirá el paso», indica el abad, Adolfo Mariño, quien destaca como una «buena noticia» el inicio de los trabajos.

La basílica es otro de los enclaves del Real Sitio que aguarda por mejoras. En este caso serán de iluminación interior y estarán financiadas por la Fundación Endesa. Mariño indica que el convenio ya está firmado y la previsión es que los trabajos arranquen en «diez o quince días». «Va a ser una maravilla», destaca. También el mecenazgo permitirá acometer la segunda fase de intervención en el Museo de Covadonga. «Estamos acabando el tejado de la Escolanía para luego actuar en el Museo», dice el abad. Esa obra interior, que se centrará en la segunda planta y permitirá aumentar el espacio expositivo para mostrar al público los fondos guardados en 2018 y los exvotos, correrá a cargo de la Fundación Masaveu.

Una tercera alianza con el sector privado, concretamente con Alsa, estaba llamada a hacer accesible a las personas con movilidad reducida la Santa Cueva. Sin embargo, esa actuación se ha topado con problemas técnicos: «El grado de inclinación de la rampa no se adapta a la norma», explica el abad. La solución propuesta desde Patrimonio, indica, es la instalación de una plataforma salva escaleras, opción que no convence en el Cabildo, pues «tarda bastantes minutos y sería un atasco». «Estamos dándole vueltas a ver cómo se puede hacer», señala el abad.

A todo ello se suma la participación del Ayuntamiento de Cangas de Onís a través de los planes de empleo, cuyos alumnos darán un lavado de cara a los jardines del Príncipe. Para ello remozarán las sendas, elementos decorativos como fuentes, e instalarán paneles junto a los árboles que integran la muestra del bosque atlántico. De cumplirse las expectativas del Cabildo, la batería de medidas seguirá aumentado el listado. «Estamos esperando por algún mecenas más», adelanta Mariño.