El Vía Crucis viviente de la Semana Santa de Infiesto vive una de sus ediciones más exitosas

Un momento del via crucis de Infiesto/Xuan Cueto
Un momento del via crucis de Infiesto / Xuan Cueto

La cofradía del Vía Crucis Viviente recorrió un año más las calles de Infiesto durante el Viernes Santo

ENRIQUE CARBALLEIRA

El Vía Crucis Viviente de Infiesto vivió este viernes una de sus jornadas más exitosas y multitudinarias. Se completó la sexta edición de una actividad que ya se ha ganado un lugar destacado entre las celebraciones de Semana Santa en Asturias.

Miles de personas acudieron a la capital piloñesa animadas por la meteorología y el atractivo de una cita que sigue sumando adeptos gracias a sus numerosos detalles de ambientación y las constantes mejoras que se introducen por parte de la cofradía organizadora.

A partir de las seis de la tarde comenzaron las diferentes escenificaciones de las últimas horas de Jesús de Nazaret. En la plaza Mayor se inició la comparecencia de Jesús ante Pilatos y ante Herodes. Aquí es donde se decide su trágica suerte. En total fueron 14 estaciones repartidas por diferentes localizaciones de la capital piloñesa, como la calle Covadonga, plaza del Ayuntamiento, jardines de la Obra Pía y plaza del Ganado. En este último lugar, y ante miles de personas, tuvo lugar la crucifixión.

El papel de Jesús estuvo interpretado por Humberto Martínez, que en años anteriores actuaba como Poncio Pilatos, ante una indisposición del actor principal, Manuel Castañedo. El suplente realizó una gran interpretación y supo transmitir a la perfección la trágica pasión de Cristo.

Al final no faltó el saludo conjunto del enorme grupo de actores y figurantes, quienes recibieron una enorme ovación del público, entusiasmado por la fidelidad de las escenas y su entrega.