El cuatripartito reta a UGT a acudir a la justicia «si tienen pruebas de acoso»

«Estamos en precampaña y al sindicato le toca defender los intereses del partido afín», afea al PSOE el concejal de Personal de Llanes

G. POMARADA LLANES.

La advertencia de demanda judicial que este viernes lanzaba UGT al cuatripartito llanisco por los supuestos casos de acoso laboral vividos en el Ayuntamiento es «el mismo discurso» que el sindicato mantiene «desde hace tres años», cuando Vecinos por Llanes, Foro, Izquierda Unida y Partido Popular accedieron al gobierno local. Así lo entiende el concejal de Personal, Javier Ardines (Izquierda Unida), que invita a UGT a emprender la vía legal «si tienen pruebas». «Que vayan a los tribunales a que la justicia se pronuncie», dice el concejal. Tanto a él como a sus compañeros en el equipo de gobierno, encabezados por el alcalde Enrique Riestra, acusan desde el sindicato de mantener una actitud «dictatorial» frente a los trabajadores, punto que Ardines rechaza. Desde su llegada al Consistorio, insiste, «se acabó salir a la compra o llegar tarde» y «si eso es acoso: sí, les acoso, porque se deben a los vecinos y a quienes pagan impuestos». Y añade una recriminación cruzada: «Hay una situación insostenible de acoso del sindicato y trabajadores afines contra sus propios compañeros».

En el extremo opuesto se sitúa el argumento expuesto por UGT, que defiende que el presunto acoso a los trabajadores parte de cuestiones políticas y está dirigido contra todos aquellos que puedan «relacionarse con el sindicato o determinado partido de la oposición». También a la cuestión ideológica alude Ardines, pero en sentido inverso. «Estamos en precampaña y a UGT le toca defender los intereses del partido afín», afea al PSOE. Más allá del componente político, para Ardines subyace también la vertiente económica y alude al Plan General de Ordenación (PGO) como el «quid de la cuestión», al proponer el actual documento -aún sin aprobar definitivamente- un crecimiento moderado.

En el plano meramente laboral, el concejal de Personal sitúa el origen de las acusaciones de UGT en el momento en que el cuatripartito trató de modificar la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) y atajar las situaciones de interinidad. «El sindicato defiende en Llanes lo contrario que a nivel nacional. Aquí pone por sistema trabas a la Oferta Pública de Empleo», afirma.

Las víctimas y verdugos del presunto conflicto laboral que se vive en el seno del Ayuntamiento llanisco es otro de los puntos que genera versiones antagónicas. El edil de Personal sostiene que a raíz de una de las acusaciones lanzadas por cinco trabajadoras en abril mantuvo un encuentro con ellas en el que dice no haber «sido capaz de que dijesen por quién estaban siendo acosadas». Recuerda en este sentido que «no existen demandas de acoso colectivo» en caso de llegar a los juzgados.

Vía judicial contra el PSOE

Las recriminaciones de acoso hacia su figura, recuerda, han llegado también desde el PSOE. En concreto las ediles Sandra García, Patricia Gavito y Lourdes Vegas dijeron sentirse «insultadas y vejadas» por el trato recibido durante el pleno de abril. Javier Ardines indica que hace «tres semanas» tuvo lugar un acto de conciliación en el que «no hubo avenencia», por lo que se reserva ahora «seguir emprendiendo acciones legales» contra las concejalas socialistas. «No paso por que me pongan de acosador por cuestión de género», zanja.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos