«Va a ser la debacle», claman los sanitarios a las puertas del pico de afluencia turística

Cartel colocado en el ambulatorio de Posada, que la gerencia ordenó retirar según la denuncia de los trabajadores. / E. C.
Cartel colocado en el ambulatorio de Posada, que la gerencia ordenó retirar según la denuncia de los trabajadores. / E. C.

Los profesionales del área VI denuncian la supresión de las consultas de desplazados por las tardes y la falta de refuerzos en Urgencias

G. POMARADAARRIONDAS.

Los profesionales del área sanitaria VI miran con preocupación a las semanas por venir en una comarca turística que multiplica su población cada verano al calor de la segunda residencia, los propios turistas y los numerosos eventos festivos. Desde meses atrás, sanitarios y sindicatos como el Simpa vienen denunciado la falta de previsión en los refuerzos, inexistentes en el caso de la incidencia turística, denuncian. Ese servicio habilitado otros veranos permitía pasar consulta a los desplazados durante la tarde. «Desde la crisis fueron bajando en horas, pero este año lo suprimieron», denuncia una enfermera que prefiere mantenerse en el anonimato. «El caos todavía no llegó, pero lo peor es en agosto», teme. No obstante, en centros de salud como el de Llanes, la ausencia de la llamada incidencia turística está provocando ya un volumen de consultas «exagerado». «Por las mañanas se satura y encima la gente protesta. Si antes por la tarde se atendía a unas cuarenta personas, ahora tienen que repartirse en el turno de mañana», señalan fuentes del ambulatorio. Esta pasada semana, tras días explicando la situación a cada uno de los pacientes, en algunos centros de salud como el de Posada optaron por colocar unos carteles informado a los desplazados de las pautas a seguir para ser atendidos. Sin embargo, según denunciaron, este mismo viernes recibieron orden de gerencia de retirarlos por estar prohibido difundir «información asistencial a los usuarios sin previa autorización». «Que la población lo sepa no es crear ninguna alerta, es para que se puedan organizar. Somos nosotros los que tenemos que explicarle uno a uno lo que hay», lamenta un médico eventual del área.

Por el momento, los refuerzos de los que tienen constancia en la atención primaria se circunscriben a los principales centros, como Llanes, Ribadesella o Cangas. Será en fines de semana y a partir de finales de julio, indican desde la sección del Simpa en el área VI. «El personal está viendo que va a ser la debacle», lamentan. Este mismo fin de semana, relatan profesionales médicos, se han vivido ya situaciones «complicadas» en centros como el de Cangas, donde «recibieron un aviso urgente y tuvieron que salir. Mientras tanto llegó otro paciente grave y el administrativo estaba solo». Hoy mismo, abundan, «empiezan más administrativos» que permitirán mantener abiertos los ambulatorios durante las salidas, pero «es un parche». «Tienen que asumir una especie de triaje que no les corresponde», sostienen.

Las críticas llegan también a las consultas de pediatría, afectadas por las vacaciones de los titulares, lo que obliga a los pacientes a desplazarse a otros centros cercanos. En casos como el de Colunga, «no hay pediatra porque se jubiló y atiende por la mañana el médico normal o a veces van del hospital», explican.

El panorama trazado por los propios profesionales no es mejor en el caso de Urgencias. «De medicina a día de hoy no hay calendario de refuerzo. Nos dicen que si lo hacíamos lo pagaban, o sea que hay dinero, pero es difícil que pueda salir teniendo en cuenta que ya estamos a menos tres -médicos- y tampoco podemos reventar haciendo tantos turnos», apuntan. En el caso de enfermería, precisan, sí les consta que se haya organizado un calendario «del último fin de semana de julio al último de agosto». Indican además que desde gerencia les han transmitido que se habilitarán más refuerzos, por lo que instan a que esta semana «digan cómo se va a hacer».