Fin a dos décadas en Piloña con destino a Covadonga

El canónigo Luis Marino Fernández ayer, en Covadonga. / JUAN LLACA
El canónigo Luis Marino Fernández ayer, en Covadonga. / JUAN LLACA

«Es un honor saber que sus Majestades los Reyes van a estar en el centenario, especialmente por la visita de la princesa Leonor» El párroco de Villamayor y Sevares, Luis Marino Fernández, comenzará en octubre su labor como canónigo del Real Sitio

ENRIQUE CARBALLEIRA INFIESTO.

El sacerdote praviano Luis Marino Fernández, de 58 años, acaba de ser nombrado canónigo de la Real Colegiata de Covadonga. Se trata de un cargo que el hasta ahora párroco de Villamayor y Sevares recibe con sentimientos encontrados. Por un lado constituye una ocupación más acorde con su estado de salud, un tanto delicada en los últimos tiempos, según confirmaba ayer mismo a este diario. Por otra parte, siente tristeza por tener que abandonar su labor pastoral en Piloña. La noticia se conoció este mismo lunes, al ser su nombre uno de los incluidos en la renovación de la curia asturiana anunciada por el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes.

De esta forma, el párroco dejará en Piloña una buena parte de su vida, pues el próximo 21 de septiembre cumpliría 21 años de servicio en el concejo avellanero. Ayer reconocía que estas dos décadas constituyen prácticamente media vida: «Llegué al concejo siendo un chaval y ahora lo abandonaré después de tantos años de atención y servicio a los vecinos, y con algunos achaques».

El nombramiento como nuevo canónigo de la Real Colegiata de Covadonga llega sobre todo por necesidad. El estado de salud de Marino se ha complicado en los últimos años y actualmente no puede mantener el nivel de trabajo y, sobre todo, de exigencia y esfuerzo, que requiere la atención de diez parroquias. «Se trata simplemente de operatividad y salud», explica.

En principio el traslado definitivo no tendrá lugar hasta el mes de octubre. Mientras tanto, el sacerdote compatibilizará la atención a sus parroquias en Piloña con el comienzo de su trabajo en Covadonga. «Así que los 21 años en Piloña todavía los cumpliré atendiendo a los parroquianos de la zona; seguiré la agenda parroquial durante el verano», comentó Marino, mostrando tristeza por la marcha, «aunque en realidad sólo me iré a Covadonga, son 37 kilómetros de distancia, está cerca y amenazo con regresar de vez en cuando», bromeó.

El nombramiento llega además en un momento muy especial, cuando se están celebrando los centenarios de Covadonga. El nuevo canónigo considera que «nos encontramos ante un acontecimiento extraordinario, que se viene preparando desde hace años y que nos llena a todos de ilusión y a mí especialmente».

«Se trata de un evento muy importante y con tres vertientes: por un lado la profundamente religiosa que conmemora la coronación de la Santina; luego está el natural, con ese centenario de la creación del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, hoy de los Picos de Europa, y luego el que tiene que ver con los 1.300 años del origen del Reino de Asturias, el comienzo de esta historia común que arrancó en la Cueva Santa, por eso a Covadonga se la conoce como el Altar de España», explicó.

«Para nosotros es un honor saber que sus Majestades los Reyes van a estar en estos actos, especialmente con esa primera visita oficial que realizará a Asturias la princesa Leonor, es algo que nos emociona y entusiasma», enfatizó.

De igual forma, Luis Marino destacó «el gran impacto positivo que estas celebraciones están teniendo para Asturias, porque no se trata solo de riqueza espiritual y religiosa, sino que también se transforma en riqueza económica, cultural y social por el gran número de visitantes que están viniendo a Covadonga; es una oportunidad que Asturias no debe desaprovechar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos