Decepción en Panes por la partida del Estado para la obra de la travesía

La carretera nacional 621, a su paso por la villa peñamellerana de Panes, en el desvío de la AS-114 hacia Arenas de Cabrales. /  JUAN LLACA
La carretera nacional 621, a su paso por la villa peñamellerana de Panes, en el desvío de la AS-114 hacia Arenas de Cabrales. / JUAN LLACA

Los 100.000 euros de los presupuestos «dan para empezar», lamenta el alcalde de Peñamellera Baja sobre el proyecto, que urge por «seguridad»

GLORIA POMARADA PANES.

Las expectativas puestas desde Peñamellera Baja en los Presupuestos Generales del Estado para 2019 no se han cumplido. Las primeras cuentas del Gobierno socialista de Pedro Sánchez contemplan una partida de 100.000 euros para la travesía de Panes, una obra demandada desde tiempo atrás por el Ayuntamiento que constituyó el proyecto 'estrella' del ministro popular Íñigo de la Serna en la comarca oriental.

«En los presupuestos de 2018 había 500.000 euros y ahora se quedan en 100.000, con eso da para arrancar», indica el alcalde, José Manuel Fernández (PP), quien tras analizar las cuentas señala que contemplan «poca obra en general» y «han desaparecido proyectos en toda España». Por ello confía en que a lo largo del ejercicio -y de salir adelante las cuentas en el Congreso- las partidas se vayan ampliando, entre ellas la que atañe a la capital del concejo. «Es bueno que por lo menos aparezca en los presupuestos», dice.

La reforma en la arteria principal de la villa, de 1,5 kilómetros, requería según el proyecto original del Ministerio de Fomento 1.076.000 euros de inversión. Los detalles del mismo llegaban al Consistorio peñamellerano a finales del pasado febrero e incluían aspectos como la instalación de rotondas, controles de velocidad mediante regulación semafórica y modificación de aceras. El documento técnico incidía en algunos de los puntos negros de la vía, con glorietas en ambas entradas de la capital y la posibilidad de nuevas incorporaciones a propuesta del Consistorio, que apostaba por habilitar una más, pintada, sobre el asfalto en el desvío hacia la AS-114, lugar habitual de incidentes.

También contemplaba la colocación de radares de medición con paneles informativos y sus correspondientes semáforos, así como la reordenación de aceras, bien construyendo tramos nuevos o reduciendo el ancho en ciertos puntos para favorecer la circulación rodada. De la actuación se derivaba una pérdida de aparcamientos que se pretendía compensar con la creación de nuevas plazas para vehículos. Los trabajos previstos se completaban con el asfaltado de la calzada, la renovación de las señales y la mejora de la accesibilidad mediante eliminación de barreras arquitectónicas en cruces, accesos a garajes y pasos de peatones. «Es una obra muy importante, más que de urbanización, de seguridad», indica el primer edil, quien adelanta que desde el Ayuntamiento «vamos a seguir insistiendo para que salga a licitación».

La reforma de la travesía de Panes estaba integrada en el macroproyecto del Desfiladero de La Hermida, una renovación de la N-621 que une Asturias y Cantabria para la cual De la Serna había comprometido 60 millones de euros entre finales de 2018 y principios de este 2019. Las actuales cuentas sitúan en 1,9 millones la partida para rectificar curvas en el Desfiladero, cantidad a la que se suman 160.000 euros que afectarán específicamente a la parte asturiana de la carretera, concretamente a un tramo de 20 kilómetros comprendido entre Panes y Castro Cillorigo. El alcalde peñamellerano lamenta la «ejecución mínima» que permitirán esas cifras.

 

Fotos

Vídeos