El Descenso se refuerza con medio centenar de policías locales de la región

Agentes de la Policía Local de Ribadesella en la calle Palacio Valdés, en la mañana de ayer. /  NEL ACEBAL
Agentes de la Policía Local de Ribadesella en la calle Palacio Valdés, en la mañana de ayer. / NEL ACEBAL

El dispositivo municipal de seguridad velará por los accesos a Arriondas y Ribadesella, bloqueados durante la prueba por el plan antiterrorista

GLORIA POMARADA ARRIONDAS.

La seguridad en el 82 Descenso Internacional del Sella contará con más de medio centenar de policías locales de distintos concejos asturianos que se sumarán a los agentes de Ribadesella y Parres. El dispositivo de los cuerpos municipales se suma así al desplegado por Guardia Civil y Principado, que será presentado hoy en Ribadesella. En la villa marinera, meta de la prueba internacional, prestarán servicio sus propios agentes y más de cuarenta efectivos de la Policía Local de Oviedo, indican desde el Ayuntamiento riosellano, que suma al operativo voluntarios de Protección Civil. Entre los refuerzos se encuentran cinco miembros de Ribadesella, siete de Piloña y otros dieciocho de Gijón, enumera el teniente de alcalde, Pablo García.

Por su parte, en Parres -punto de partida del Descenso- estarán destinados diez agentes locales y efectivos derivados de la Policía de Piloña, indica el teniente de alcalde, Álvaro Palacios. En ambos concejos, el cometido de las fuerzas de seguridad locales pasará por velar por el acceso al casco urbano de las capitales selleras. Las cinco entradas a Arriondas estarán limitadas en la mañana del sábado, «a partir de las diez de la mañana» y coincidiendo con el momento de celebración de la prueba. Los cierres físicos se instalarán en el entorno de la zona deportiva; en la zona del hospital; en la entrada desde la carretera del Fitu; en la carretera de Bode, la PR-1; y en el puente Emilio Llamedo. También el puente de Ribadesella permanecerá bloqueado por vehículos «durante la llegada» debido al «plan antiterrorista», explica García.

Otro de los 'puntos calientes' en materia de regulación local son los espacios de aparcamiento, que en esta edición suman nuevas plazas en Ribadesella. Más de 300 estarán situadas junto a la estación de tren, otras 250 en la zona de El Fuerte y 400 más en la salida hacia La Huertona. Además, señala el teniente de alcalde, este año se permitirá aparcar «en el Bulevar y calles de la villa». En la capital parraguesa, detalla Palacios, los aparcamientos estarán habilitados en el área del hospital Grande Covián, Arriondas Norte, la recta de Castañera y la zona de la carretera del Fitu. Por su parte, la finca donde se celebra el Aquasella contará de nuevo con plazas de aparcamiento gestionadas por la asociación Emburria.

Los ayuntamientos también aumentarán este fin de semana los servicios de limpieza y recogida de basuras. En Arriondas trabajarán cuarenta operarios y tres camiones de baldeo, que se encargarán de mantener la villa en condiciones adecuadas durante el sábado y el domingo. Se han instalado asimismo contenedores adicionales de basura y reciclaje, tanto en las calles como en la zona de acampada del parque de La Concordia, donde existen unas cuatrocientas plazas en régimen libre. Los campistas, que comenzaron a llegar ayer, disponen de servicio de ducha en la piscina municipal y aseos en el propio recinto.

También en Ribadesella se han dispuesto servicios para atender las necesidades de las más de tres mil plazas existentes en la zona de acampada del prau de San Juan. A ellas se suman las disponibles en La Mediana, que se cubrirán si la demanda excede la capacidad de San Juan.

Más