Los empresarios piden que el plan de Lagos se limite al verano y los puentes

Toño Sánchez, Saúl Pascual y Gonzalo Barrena ayer al acto de presentación en Cangas. / XUAN CUETO
Toño Sánchez, Saúl Pascual y Gonzalo Barrena ayer al acto de presentación en Cangas. / XUAN CUETO

Fuera de ese periodo, el nuevo grupo de trabajo de vecinos, ganaderos y hosteleros apuesta por contratar personal para evitar «el caos»

GLORIA POMARADA CANGAS DE ONÍS.

El calendario del plan de transporte a Lagos sigue sin poner de acuerdo a los agentes implicados. A las propuestas presentadas tanto desde la Consejería de Medio Ambiente como desde el Ayuntamiento de Cangas de Onís se sumaba ayer la del grupo de trabajo integrado por empresarios, ganaderos y vecinos del concejo, que en los últimos meses han mantenido reuniones periódicas para fijar su postura. De este modo, la plataforma impulsada el pasado mayo por la Asociación de Empresarios de los Picos de Europa (Incatur) reclama que el plan vuelva a las fechas «de sus comienzos»: de mediados de julio a mediados de septiembre, Semana Santa, el puente de mayo y el del Pilar. Entiende el grupo, que ayer dio a conocer su idea en un acto celebrado en la ciudad canguesa, que el calendario de los últimos años es «excesivo» y «aleja a los visitantes de la comarca». En 2018 el plan de Lagos alcanzó su máximo histórico, con 161 jornadas previstas. A ellas pretendía sumar el Principado este 2019 todos los fines de semana del año, comenzando el 5 de enero, un punto que se topó con el rechazo frontal del equipo de gobierno popular. La pasada semana, el Consistorio remitía su propia propuesta, que pasa por ampliar en cuatro las jornadas, hasta las 165, tal y como adelantó este periódico.

El grupo apunta también a la problemática de los horarios, ya denunciada el pasado ejercicio por los montañeros al adelantarse a las 7.30 horas las restricciones. Vecinos y empresarios consideran que «hasta las 9.30 ó 10, o después de las 19, no es apremiante la limitación».

Fuera de los periodos regulados por el plan de transporte, la defensa del grupo enlaza con la presentada por el Ayuntamiento ante la Consejería, que incluye como eje principal la contratación de personal controlador del tráfico en los accesos «en función de los aparcamientos disponibles, evitando así los caos puntuales».

Al igual que el Consistorio, el grupo de trabajo solicita también la creación de una figura de coordinación del plan de transporte. A ello suman la demanda de reducir las dimensiones de la flota de autobuses que opera actualmente, suprimir el punto de venta de Covadonga al entender que perjudica a los visitantes del Santuario, pues ven limitados los aparcamientos, y ajustar el precio del billete -de 9 euros el pasado año- «a la distancia real».

El presidente saliente de Incatur, Toño Sánchez, recordó asimismo que la anterior directiva hizo del tren cremallera uno de sus caballos de batalla, que ahora los nuevos responsables se comprometen a analizar. Por su parte, uno de los miembros del grupo específico de trabajo, Gonzalo Barrena, indicó la necesidad de contar con unos datos diarios detallados del número de usuarios del plan, información que han pedido al Principado, del cual han obtenido «cifras brutas». Por ello seguirán adelante con su petición de «transparencia».

Más allá de los accesos, la plataforma considera oportuno mejorar los servicios turísticos e infraestructuras en el enclave más visitado del Parque Nacional. Por su parte, el alcalde José Manuel González Castro instó a «separar» el debate del plan de Lagos del «modelo de accesibilidad». Las sesiones de trabajo continuarán ahora con más temas sobre la mesa, como las alegaciones al Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG).