El equipo de gobierno defiende la solvencia de la nueva empresa del agua

La oposición considera que la oferta se presentó en baja temeraria, pero Foro dice que se trata de una «estrategia empresarial»

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

El conflicto abierto entre los grupos de la oposición y el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Ribadesella en torno al contrato del agua continúa enquistado. PSOE, Pueblu, PP y la concejala no adscrita, con mayoría de votos en el pleno, se han negado a aceptar a la empresa que ha propuesto la mesa de contratación. Asegura que su oferta se presentó en baja temeraria y temen que no cubra gastos, que acabe quebrando y dejando a Ribadesella sin un servicio básico y esencial para la ciudadanía.

Sin embargo, la alcaldesa defendió la solvencia económica de la empresa propuesta, Valoriza Agua. «Estamos hablando de una gran corporación, no estamos hablando de la UTE de Tito Bustillo. No es una empresa de chichinabo, sino una gran corporación en la que las posibles pérdidas de cinco años en un municipio seguro que son irrelevantes», aseguró Charo Fernández. La regidora entiende que esa empresa se ha presentado al concurso de Ribadesella en el conjunto de una «estrategia empresarial» dirigida a implantarse en el mercado asturiano. De hecho, así lo afirmaron sus representantes en la mesa de contratación.

A su vez, la alcaldesa puso en cuarentena la baja temeraria de la oferta presentada por Valoriza Agua. «Porque si se calcula desde el precio de licitación hay dos empresas en baja temeraria. Pero si se hace desde la primera baja, no habría ninguna empresa en baja temeraria», afirmó. En este sentido, recordó que Asturagua, la empresa que en la actualidad tiene la gestión del servicio, presentó una baja del 18% y que los trabajadores tienen sus contratos blindados en los pliegos de contratación. Es decir, quien asuma el servicio debe subrogar todos los puestos de trabajo. «Pero si la prórroga del servicio se ha excedido en tiempo, esos contratos quedarán en el aire, cuando nuestra voluntad era la de blindarlos», añadió la alcaldesa.

«Máxima transparencia»

Charo Fernández recordó que este proceso de contratación se ha llevado a cabo con la «máxima transparencia» y con una «distancia tremenda» de la parte política. Nunca se entrevistaron con las empresas licitadoras. En su lugar, el equipo de gobierno se limitó a seguir las recomendaciones realizadas por los técnicos internos y externos. Entre estos últimos, cinco expertos procedentes de cuatro ayuntamientos asturianos. También defendió la propuesta presentada por la mesa de contratación, al contar con todos los informes técnicos y jurídicos necesarios. «Pero si la mesa de contratación va por un lado y el pleno por otro, estamos abocados a posibles indemnizaciones millonarias, porque lógicamente esa empresa va a recurrir, primero con un recurso de reposición ante el pleno y posteriormente, ante los tribunales de justicia», advirtió.

 

Fotos

Vídeos