La escuela de 0 a 3 de Piloña recibe «cientos» de demandas de empleo

Comienza ahora un proceso de selección que culminará con la cobertura de las plazas, entre cinco y seis para las tres unidades del centro

ENRIQUE CARBALLEIRA INFIESTO.

El Ayuntamiento de Piloña apura los plazos para finalizar las obras del nuevo centro educativo de 0 a 3. Uno de los últimos ha sido la convocatoria de una bolsa de empleo para cubrir las plazas de monitores. Y la respuesta ha sido masiva, como se ha comprobado una vez concluido el plazo, por lo que el Consistorio se enfrenta ahora a un complicado proceso de selección. Según confirmó ayer el alcalde, Iván Allende, se han recibido varios cientos de candidaturas de interesados en optar a alguna de estas plazas. A partir de ahora comienza un proceso de análisis, que deberá culminar con una lista de admitidos y excluidos que accederán al examen. La escuela contará con tres unidades, lo que quiere decir que serán necesarios entre cinco y seis trabajadores o monitores.

La primera iniciativa que tomó el Ayuntamiento a principios del verano fue abrir un plazo para que las familias interesadas realizasen una solicitud. Finalmente, fueron 42 las solicitudes recibidas. Una vez que ya ha concluido la obra en el edificio principal, donde se ubican los estudiantes de Infantil, queda por delante el acondicionamiento del viejo edificio que hasta ahora acogía a estos estudiantes. Estos primeros trabajos han estado a cargo de la Consejería de Educación. «La remodelación ha quedado realmente bien, con unas instalaciones perfectas para los estudiantes del ciclo de Infantil», señaló el alcalde.

Ahora es el turno de la obra que debe impulsar el Consistorio y que dará cabida al centro de 0 a 3. En este caso se cuenta con un presupuesto de 124.000 euros. El inicio de los trabajos es inminente, buscando el objetivo de que concluyan durante el mes de noviembre. «Ya hay una empresa que ha obtenido la mejor posición y ahora estamos pendientes de un requerimiento que le hemos hecho para aclarar algunos aspectos de la oferta económica», añadió Allende.

La apertura de la escuela en noviembre no supone una meta fácil. Actualmente el consistorio trabaja contrarreloj para tratar de cumplir los trámites que exige la Ley de Contratos. «Lo cierto es que el proceso resulta complicado, debido a las variadas adjudicaciones que se deben realizar desde el Consistorio», añade el primer edil, recordando que «la ordenanza fiscal que regula el cobro de la escuela ya fue aprobada, pero aún resta la adjudicación del catering y del mobiliario y equipamiento».

Las familias de Piloña con niños de corta edad han urgido al Consistorio a que habilite en el menor plazo posible este nuevo servicio. Tras el cierre en julio de la guardería Globos, que había cubierto el servicio en las últimas décadas, no existe ninguna opción para que los padres puedan conciliar la vida familiar con la laboral. Iván Allende también reconoce la necesidad, y casi urgencia, de esta escuela. Según recordó ayer, Piloña es el único concejo de la zona, con esta cantidad de niños dentro de ese rango de edad de 0 a 3, que aún no cuenta con el servicio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos