Fallece a los 79 años Antonio Ardines, el padre del edil asesinado en Llanes

Muy conocido y querido en la parroquia de Pría, llevaba varios días enfermo. Sus familiares le despedirán en la más estricta intimidad

L. R. LLANES.

Antonio Ardines, el padre del concejal asesinado el pasado verano en Llanes, fallecía en la noche del miércoles en el hospital de Arriondas a los 79 años. Natural de la parroquia de Pría, en el concejo llanisco, era una persona muy conocida y apreciada por sus vecinos, quienes durante la jornada de ayer hicieron llegar su cariño y apoyo a una familia tocada por la desgracia por segunda vez en apenas siete meses.

Siendo muy joven emigró junto a su mujer, Tita, a Bélgica, donde nació Javier, su único hijo. La familia regresó a Llanes cuando el chico contaba nueve años y ya no se movieron más. Toni, como le llamaban sus conocidos, se dedicó, hasta su jubilación, a la carpintería metálica. La relación entre Javier Ardines y sus padres siempre fue sumamente estrecha. De hecho, sus viviendas están ubicadas a apenas unos metros la una de la otra y era frecuente verles a todos juntos.

Quienes le conocieron, dicen de Toni que era una «muy buena persona, de esas que siempre te sacan una sonrisa, y muy bondadoso». El asesinato de su único hijo en la madrugada del pasado 16 de agosto, en el camino de su casa de Belmonte de Pría, cuando se iba a trabajar al puerto de Llanes, fue un duro mazazo para la pareja.

Hace varios días, Toni Ardines comenzó a encontrarse mal y fue ingresado en el Hospital del Oriente de Asturias, en Arriondas, donde finalmente falleció este miércoles por la noche. Sus familiares han expresado su deseo de velarle y despedirle en la más estricta intimidad.