Fallece el párroco Herminio González Llaca, natural de Ardisana

Fallece el párroco Herminio González Llaca, natural de Ardisana

P. SUÁREZ GIJÓN.

Herminio González Llaca, titular de la parroquia gijonesa de San Lorenzo, falleció ayer a los 62 años tras una indisposición coronaria severa. El sacerdote padecía problemas de corazón e incluso había sufrido un infarto el año pasado, motivo por el que se encontraba a la espera de recibir un trasplante que, finalmente, no llegó a tiempo.

Nacido en Ardisana (Llanes) y criado en Oviedo, González Llaca encontró en Gijón, y más concretamente en el templo de San Lorenzo, su hogar. A lo largo de sus quince años como titular de la parroquia, el padre Llaca, como le conocían sus feligreses, se había ganado el cariño de todos a base de trabajo y una firme apuesta de renovación. El funeral tendrá lugar a las seis de la tarde en San Lorenzo, presidido por el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes.